Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 2 de enero de 2020

RETIRARSE A TIEMPO


Dentro de dos meses justos, el 2 de marzo, llegaré Dios mediante a la edad. LA edad, lo subrayo, por esto que señala el código del derecho de la Iglesia, que me afecta directamente: Al Obispo diocesano que haya cumplido 75 años de edad, se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias (c. 401).

Bueno, en las manos del Papa está la renuncia y yo me encuentro en la “dulce espera”. Esta expresión, que se usa en otras circunstancias, quizás no sea la más adecuada, pero refleja bien lo que siento. ¿Pero usted quiere que el Papa le acepte su renuncia al oficio de Obispo de Minas? La respuesta no es fácil, trataré de explicarme.



Me viene al recuerdo un editorial del diario Madrid, de hace muchos años, del 30 de mayo de 1968. Fue un editorial que al diario le costó una suspensión de cuatro meses, por parte del gobierno franquista. Se trataba de un tiro, por elevación, dirigido al Generalísimo. Su título: RETIRARSE A TIEMPO. NO AL GENERAL DE GAULLE.

Sin entrar en el contenido del editorial, el caso es que siempre he tenido presente ese título: retirarse a tiempo es una máxima llena de sabiduría. Y pienso que el momento de hacerlo, fijado por el Papa Pablo VI para los obispos en los 75 años, es muy justo.

Ya estoy escuchando quejas del tipo “¡pero si usted está muy bien!” y variaciones. Y yo digo por propia experiencia que, al menos en este oficio, es una edad adecuada: porque ya me doy bien cuenta, sencillamente, que no pocas cosas se me olvidan; que me cuesta bastante ponerme a pensar en resolver otras que, hasta ayer o anteayer nomás, no ofrecían especiales dificultades; porque tres o cuatro cosas en la cabeza al mismo tiempo ocupan mucho sitio en el disco duro y son motivo de cierto agobio; porque las personas que dependen de ti empiezan a pensar, con razón, que no las atiendo bien; porque se te hace también muy real y difícil de concretar, el imperativo del profeta Isaías: “Fortalezcan las rodillas vacilantes” (35, 3)…

A su vez, es indudable que otras personas más jóvenes harán mejor tu papel, y es bien natural dejarles sitio. Por estas razones, califico como “dulce espera” el tiempo que estoy viviendo, sin alimentar esperanzas de ninguna clase: ni más tiempo de yapa, ni me quiero ir corriendo. Lo que Dios quiera y cuando Dios quiera; esto da paz, les aseguro.



No hay comentarios: