Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


martes, 14 de enero de 2020

EL LIBRO POLÉMICO

              La previsible polémica en torno al libro del Papa emérito y del cardenal Robert Sarah, que mañana saldría a la venta en Francia, comenzó antes incluso de su publicación. Reproduzco la información de la agencia Zenit, que explica cómo se han dado las cosas.

              «Teniendo en cuenta la polémica provocada por la publicación del libro ‘Desde lo más profundo de nuestros corazones’, se decidió que el título del libro para futuras publicaciones será: Cardenal Sarah, con la contribución de Benedicto XVI. Sin embargo, el texto completo permanece absolutamente inalterado».

             Con este mensaje, el cardenal Robert Sarah, autor del libro sobre el celibato que se publicará mañana en Francia con su firma junto a la de Benedicto XVI, zanja la polémica creada en torno a la autoría del libro. En la mañana del martes, 14 de enero, varios medios se hicieron eco de la versión ofrecida por una fuente cercana al Papa emérito, asegurando que él no tenía conocimiento de la co-autoría atribuida a su firma.
                       

Petición del Papa emérito
                 Horas más tarde, monseñor Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular del Papa emérito, afirmó en declaraciones a las agencias KNA y ANSA que Benedicto XVI no había autorizado la doble firma como coautor del ensayo del cardenal Sarah.
            “Puedo confirmar que esta mañana, por indicación del Papa emérito, he pedido al cardenal Robert Sarah que se ponga en contacto con los editores del libro y les pida que retiren el nombre de Benedicto XVI como coautor del libro mismo, y también que retiren su firma de la introducción y las conclusiones”, aseguró Mons. Gänswein, según Vatican News.
             “El Papa emérito, de hecho, sabía que el cardenal estaba preparando un libro -añadió Gänswein – y había enviado un breve texto suyo sobre el sacerdocio autorizándole a usarlo como él deseara. Pero no había aprobado ningún proyecto para un libro de doble firma, ni había visto y autorizado la portada. Fue un malentendido, sin cuestionar la buena fe del cardenal Sarah”.
              Por último, tras estas declaraciones, el cardenal Sarah confirmó de nuevo a través de su cuenta oficial de Twitter que habló esta mañana con el obispo Georg Gänswein e hizo referencia a un comunicado emitido por él mismo el 14 de enero, indicando que esta es su «única versión del curso de los acontecimientos». Igualmente asegura en este mensaje, mantuvo «una conversación con la dirección de Fayard para poner en práctica las peticiones específicas de Monseñor Gänswein».
Correspondencia con Benedicto XVI
              Mons. Robert Sarah también ha publicado tres cartas de correspondencia con el Papa Emérito, detallando su contribución. En la primera, con fecha 20 de septiembre de 2019, Benedicto XVI confió que «comenzó a escribir algunas reflexiones sobre el sacerdocio» pero que, al sentir que sus fuerzas se debilitaban, interrumpió su trabajo.
               Después, el Papa emérito anuncia que retomó la pluma después de la «inesperada» petición del prefecto relativa a «un texto sobre el sacerdocio, con particular atención al celibato». «Le dejo a usted la tarea de ver si estas notas, cuya insuficiencia siento fuertemente», agrega, «pueden ser de alguna utilidad».
               Benedicto XVI transmitió su texto el 12 de octubre de 2019. Luego, el 25 de noviembre, escribió de nuevo, agradeciendo al cardenal: «Me conmovió profundamente la manera en que usted comprendió mis intenciones finales. Yo había escrito siete páginas de ideas metodológicas en mi texto y me alegra decir que usted fue capaz de decir lo esencial en media página».
               Benedicto XVI autorizó entonces la publicación de su texto, presumiblemente sin saber que se indicaría su nombre como coautor de la obra.

No hay comentarios: