Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 10 de agosto de 2018

OJO A LA DECONSTRUCCIÓN


Ayer y esta mañana recibí unos cuantos mensajes desde Argentina. Y me llamó la atención que, si por un lado había en ellos alegría porque el senado dijo NO a la legalización del aborto, por otro lado también estaba presente una actitud de seguir ALERTA, porque los que quieren legalizarlo van a pretender meterlo por la vía de reformas en el Código Penal. En efecto, la prensa de hoy informa de esto.

A su vez, en el parlamento uruguayo se empieza a discutir el proyecto de ley integral de las personas trans. Dice la prensa que ayer se entregaron en el parlamento varios miles de firmas, de personas que declaran estar en contra de este proyecto.



Yo quería recordarles que en mayo de este año, la Conferencia Episcopal Uruguaya hizo un comunicado muy claro sobre este tema. En él se subraya que el punto de partida de la Ley Integral es que el sexo es algo convencionalmente asignado al momento del nacimiento: “Mujer/niña trans, se afirma, (es) aquella persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo masculino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida femenina. Hombre/varón/niño trans (es) aquella persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo femenino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida masculina”.

En consecuencia, dice también el proyecto que “la identidad trans ampara múltiples formas de expresión de la identidad de género, en particular, se incluye a las personas identificadas como travestis, transgéneros y transexuales, variantes de género queer o personas de género diferenciado, así como a quienes definen su género como “otro”, o sin género, o describan su identidad en sus propias palabras”.

¿Adónde se quiere llegar con todo esto? En nombre de la libertad de elección, se pretende cambiar la estructura de la sociedad, nada menos. Es lo que se llama un proceso DECONSTRUCTIVO, sobre el que ya alertábamos los obispos en 2014, con ocasión de unos textos de educación sexual difundidos por el gobierno.

El desarrollo “deconstructivo” de este proyecto de ley llega a proponer que los menores de 18 años puedan solicitar cambiar su registro de nombre y sexo, y que puedan acceder a tratamientos médicos que alteren su normal desarrollo. También, en caso de que los padres no apoyen esta decisión, que la ley autorice a representantes legales para lograr estos objetivos.

Así estamos. Me acuerdo de algo que decía Wimpi: El tipo siempre se cree con la suficiente habilidad como para modificar el Universo. No admite que pueda tener las cosas adelante, yéndoseles; ni atrás, siguiéndolo. Cree que las tiene alrededor. Y que el que está en el medio es él. Esto es lo que está sucediendo a escala mundial y en nuestro país. Y nadie se puede dormir.