Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 27 de julio de 2018

UN BRINDIS POR LA NORMALIDAD


        Lo normal, lo de siempre, entusiasma. Lo describo un poco nomás, para que no se pierda entre tanta cosa de moda...

La vida normal, la de siempre, ha sido y es ¡tan sencilla!... Un hombre ama a una mujer y ella le corresponde. Felices con la inmensa alegría de compartir sus vidas por entero (hasta que los separe la Parca) deciden casarse. Van a la iglesia y fijan la fecha para celebrar su matrimonio delante de Dios y de los hombres (¿“y de las mujeres”?... Cursi, muy cursi).

          Llega el día y concretan la mutua entrega: Yo te recibo a ti por esposa (esposo) y prometo serte fiel, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, amándote y respetándote durante toda mi vida. (Cada sustantivo y cada verbo da para meditar horas).



         Chochos los dos, después de la fiesta (o sin), se van de luna de miel, qué más da adónde: lo importante es que ¡al fin, solos! Entonces, no antes de casarse -"los regalos de Navidad se abren Navidad"- empiezan a conocerse en el sentido bíblico de la expresión y, gozosamente, forman una sola carne.

Más tarde o más temprano,  ella le comunica, llorosa de emoción: “¡vamos a tener un hijo!” Asombro, alegría, abrazos, ¡Dios mío, gracias!).

Empieza a correr el tiempo del ensueño imaginario de los dos, por esa criatura que crece en el vientre de la que será madre: ¿varón, mujer?... Será una divina y genuina sorpresa; no depende de ellos.

      Cuando la criatura nazca y él la tome en sus brazos, estrenará un sentimiento de inaudita grandeza y responsabilidad: ¡porque es padre! Ella, mientras le da de mamar cada tres horas, cae siempre más en la cuenta de que su maternidad es, literalmente, un milagro.

         La vida sigue, tan humana y tan divina al mismo tiempo; tan divinamente humana, mejor dicho. Es in-comparable. Y así, por los siglos de los siglos. Amén.
        


No hay comentarios: