Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 14 de marzo de 2018

¿DETRÁS DE o JUNTO CON?...


No sé si a ustedes les gusta el tenis, a mí sí. Es un deporte que practiqué unos cuantos años y cuando hay algún partido en televisión disfruto viéndolo. Mi jugador preferido, el más grande, es Roger Federer: por el estilo clásico con que juega, por la cantidad de golpes diferentes que usa, por su serenidad, porque no hace aspavientos cuando gana, porque no se derrumba cuando pierde, porque ha sabido estar afuera del circuito y regresar y ganar, hasta ser el mejor del mundo.

El caso es que, con motivo del Día Internacional de la Mujer, que tanto ha dado que hablar, me llegó un videito que se refiere a Roger Federer, pero desde el punto de vista de su esposa, Mirka.



Mirka es eslovaca pero emigró a Suiza cuando tenía dos años. Ella también jugaba al tenis y se conocieron en los Juegos Olímpicos del año 2000. Roger empezaba su carrera como tenista profesional y tuvo que trabajar muy duro para subir la cuesta de los triunfos internacionales. Mirka estuvo con él en las duras y en las maduras.

Hasta qué punto él depende de ella, lo contó el propio Federer con toda sencillez, cuando dijo:

“Sin ella, yo no podría seguir jugando. Si dijera que no quiere seguir viajando yo contestaría: OK, hasta aquí llegamos; mi carrera ha terminado. Es así de simple”.

Roger y Mirka se casaron en 2009 y tienen dos hijas gemelas y dos hijos gemelos.

Hoy traigo aquí el ejemplo de Mirka, en el marco del Día Internacional de la Mujer, no porque quiera subrayar eso tan repetido de que “siempre detrás de un gran hombre hay una gran mujer”. Quizás hoy haya que decir que “siempre junto con un gran hombre hay una gran mujer”. No sé si a las mujeres les parece necesario el cambio de expresión o si lo consideran irrelevante…

En todo caso, pienso que el mensaje queda claro: el amor a un hombre, hace que una mujer deje su futuro profesional y se dedique profesionalmente a seguir a su esposo y a sus hijos. Y el marido quiere a su esposa, hasta el punto de que, por ella, está dispuesto a abandonar sus triunfos profesionales que le han dado y le siguen dando fama mundial. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

No hay comentarios: