Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 28 de febrero de 2018

LA MADRE DE TODAS LAS VIOLENCIAS



Tengo que interrumpir el hilo de lo que veníamos hablando estos días, mantener el alma joven invocar al Señor, saber oír, descubrir lo que va mal, pedir perdón  El motivo de la interrupción es que ayer escribí algo, en Twitter, que tuvo una fuerte repercusión y, como muchos de ustedes seguramente no siguen esa red social, es obligado que sepan qué es lo que pasó.

Lo primero que escribí fue esto: Dijo el Ministro: ¡bajó la mortalidad infantil! Y agregó, como cambiando de tema: se han hecho 815 abortos legales por mes. 9.780 uruguayitos/as menos por año; estos no cuentan para la mortalidad infantil. Surrealista, macabro, horrendo.

Realmente, pienso que me quedé corto con esos tres adjetivos. ¿Cómo es posible una contradicción de tal calibre? ¿Se puede hablar de de que bajó la mortalidad infantil, ignorando que hay casi 10.000 niños a los que no se les ha permitido nacer en 2017? Me resulta imposible entenderlo.

Por eso, horas más tarde de escribir esto, volví al tweet para decir algo relacionado con la violencia, que es un asunto que con toda razón nos preocupa mucho: La mayor #VIOLENCIA es #abortar a un niño no nacido. Si después un adolescente mata sin asco, por favor no condenarlo: la culpa es nuestra, que le dimos licencia para matar, como quiera y a quien quiera. Si la ley dice que la vida del no nacido no vale nada, TODO vale.

Lo escribí porque es un hecho elemental y sin embargo tan olvidado: el niño, en el vientre de su madre, es el ser más indefenso del mundo. Atacarlo, ya sea directamente o con Misoprostol, para que no siga viviendo, es la mayor de las violencias, la agresión más injusta. Y esto lo permite la ley, y lo facilita. Lo que está diciendo de hecho es que la vida del no nacido no vale nada; siendo así, ¿cómo extrañarnos, cómo sorprendernos de las otras formas de violencia que padecemos todos los días? “De aquellos polvos vienen estos lodos”, dice el refrán con toda razón.

Por donde se lo mire, el aborto es siempre un desastre, porque supone la muerte de un ser humano que está en el vientre de su madre. Es la mayor violencia que puede sufrir una madre y es la madre de todas las violencias. En 1992, el gran filósofo español Julián Marías, que falleció en 2005, escribió: «la aceptación social del aborto es, sin excepción, lo más grave que ha acontecido en el siglo XX”. Es muy fuerte, y es la verdad. No se trata de un tema religioso, es el asunto más humano del mundo, y lo hemos resuelto mal como sociedad. Siempre es tiempo de volver a pensar en cómo cuidar el mayor de los tesoros: la vida de un niño en el vientre de su madre.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

La repercusión de su tweet, muestra cuánto dolió a los enemigos de la vida del no nacido. Lo apoyamos Monseñor. No se desanime en esta lucha despiadada contra los más débiles entre los débiles.

Aunque la mayoría, la gente sensata, sabe que vamos con “el caballo del comisario “. Que nunca perdió carreras.

Dr. V.

Notas e Informaciones dijo...

Lo felicito Monseñor por su clara y valiente opinión en favor de la vida. El aborto es un verdadero genocidio, sobre todo de los más indefensos. Los contrarios a la vida generalmente se disfrazan defendiendo los derechos de tales y cuales.
Filialmente, en Jesús y María, Antonio Modernell