Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 3 de enero de 2018

¿POR QUÉ ESTAMOS EN EL HORNO?

Ayer les decía: “Estamos en el horno".  Un estudiante universitario que recibe estos audios me dijo: - ¡Tengo mucho interés en salir del horno! Muy bien, vayamos por partes, tenemos tiempo. 



En 1983 Juan Pablo II viajó a América Central y en Haití se reunió con los representantes de los obispos de Latinoamérica, el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericvano). En un discurso memorable, el Papa hizo un recorrido histórico sobre el trabajo evangelizador de la Iglesia, en los casi cinco siglos que llevaba en nuestro continente. En concreto, se refería al quinto centenario, que se iba a celebrar en 1992. Y dijo: “la conmemoración del medio milenio de evangelización tendrá su significación plena si es un compromiso vuestro como obispos, junto con vuestro presbiterio y fieles; compromiso, no de re-evangelización, pero sí de una evangelización nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión".

En 1988, en nuestro país, despidiéndose en Salto, fue cuando Juan Pablo II explicó despacio qué quería decir con esa expresión: nueva en su ardor, nueva en sus métodos, nueva en su expresión.

De la importancia que tiene esto habla por sí mismo el hecho de que el Papa Benedico XVI, su sucesor, creó un organismo de la Santa Sede que se llama Consejo Pontificio para la promoción de la Nueva Evangelización, y el Papa Francisco continúa subrayando su urgencia.

¿Cuál es el problema de fondo, de qué se trata? Lo describe muy bien Scott Hahn, en su libro La evangelización de los católicos. Es imprescindible una aclaración: de lo que trata el libro es de cómo evangelizar A LOS CATÓLICOS. Hay que poner atención. Dice lo siguiente: Esencialmente, la nueva evangelización está más dirigida a los bautizados que a los no bautizados. Es para aquellos que no han recibido una catequesis adecuada, pero cuya secularización ha sido de los más adecuada (ironiza el autor), y para aquellos que han acabado siendo descristianizados precisamente cuando estaban siendo sacramentalizados.

Lo que quiere decir es que se trata de católicos que sólo iban a Misa los domingos, hasta que dejaron de hacerlo y ahora sólo tienen un buen recuerdo y nada más… Creo que abundan, hoy por hoy, los que otro escritor llamaba “católicos de cuatro ruedas”: van a la Iglesia en un cochecito para ser bautizados, en un coche para casarse y en otro… antes de ser enterrados. Incluso, creo que la expresión ya no sirve, por la sencilla razón de que son muy pocos los que van a la iglesia para casarse…

Llegados hasta aquí, se impone la pregunta: ¿qué ha pasado, por qué esta situación de abandono de la fe? Scott Hahn adelanta esta explicación: “Muchos de los que están sentados en la iglesia los domingos no saben por qué están allí o qué es lo que está sucediendo allí. Han recibido los sacramentos, pero nunca han tenido un encuentro significativo y personal con Jesucristo. O la enseñanza que recibieron en el pasado de sacerdotes y catequistas, fue tan deficiente que no tienen confianza en sus conocimientos y creencias”.  Seguiremos.



No hay comentarios: