Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 8 de enero de 2018

ORACIÓN Y TRANSPIRACIÓN

Ayer me pasó algo que quiero compartir con ustedes. A las 12 del mediodía celebré la Misa en la capilla Madre de Misericordia, en la cumbre del cerro del Verdún. Invité a bajar en la camioneta a un padre de familia, joven y gordo, al que sin duda le había costado bastante subir el cerro. Aceptó encantado, con su hija, una chiquilina de 10 años, Federica. También subieron a la camioneta dos señoras.

El viaje no dura más de tres minutos, es poco lo que se puede conversar. El padre de familia me preguntó si yo “trabajaba” aquí, en Minas. – Sí, contesté, soy el obispo. Entonces intervino Federica, que iba en el asiento de atrás con las dos señoras: - ¿Obispo? ¡Ah, como en Esperanza mía!



Bueno, este fue el hecho y la conclusión obvia: las series ocupan hoy un enorme tiempo de grandes y chicos, y tienen una influencia muy grande en la formación de la cultura. Hacen mucha falta buenas historias y buenos guionistas y productores que estén dispuestos a invertir en ellas, para hacer buenas series, que atrapen y transmitan un sentido cristiano de la vida.

Punto y aparte. No voy a ponerme a criticar una serie que tuvo nada menos que 192 capítulos y la vieron no se cuántos cientos de miles de espectadores en medio mundo. Lo que quiero decir es que la “nueva evangelización”, a la que nos convocó Juan Pablo II hace treinta años en Uruguay, requiere mujeres y hombres que empiezan y terminan cada día con un ardor siempre renovado de conquistar este mundo nuestro para Cristo. Y es evidente que esto es cuestión de oración y de transpiración, de oración y trabajo.

Nos dijo el Papa: El renovado ardor apostólico que se requiere en nuestros días para la evangelización, arranca de un reiterado acto de confianza en Jesucristo: porque El es quien mueve los corazones; El es el único que tiene palabras de vida para alimentar a las almas hambrientas de eternidad; El es quien nos transmite su fuego apostólico en la oración, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía. “He venido a traer fuego a la tierra, ¿y qué quiero sino que arda?” (Lc12, 49). Estas ansias de Cristo siguen vivas en su Corazón.

Ayer de tarde, hablando con el P. Jarek, rector del Santuario de la Virgen del Verdún, le conté el comentario de Federica… Me dijo que él, más de una vez, cuando lo reconocen por la calle como sacerdote, porque usa el clergyman, oye lo mismo: - ¡Mirá, igual que Esperanza mía! Bueno, al menos rescato esto, no es poco…


No hay comentarios: