Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 6 de enero de 2018

LOS AMIGOS DE DIOS

Ayer me llegó un meme muy simpático al celular. Es un diálogo de padres a hija: - Hija, tenemos que confesarte que los Reyes somos los padres… Y ella: - ¡Lo sabía, lo sabía! ¡Sabía que era una princesa!

Todos somos príncipes, ellas y nosotros, porque somos hijos de Dios, hermanos de Jesús. Los Reyes son un ejemplo formidable de hombres de fe, de fe activa: vieron la estrella y se pusieron en marcha. Un viaje largo, seguramente, que no sabían dónde terminaba… Pero se había encendido en sus corazones la alegría de la fe y allá van.

En la zamba Guitarra de medianoche se repite este estribillo: Andaré la huella siguiendo una estrella, que aunque esté muy alta yo sé que un día la he de alcanzar. Con el auxilio de Dios, por supuesto que la alcanzaremos. Es como si el niño chico le pide a su padre ayuda, que lo levante, para colocar la estrella en la punta del árbol de Navidad. Su padre lo alza del suelo y el niño coloca la estrella, feliz. Su padre lo felicita, lo anima diciéndole que es un campeón…


 Tenemos que aprender de los Reyes Magos y ponernos en marcha. A mí me gustaría mucho conocer la Catedral de Colonia, en Alemania, donde está el relicario con los huesos de los Reyes Magos. Las reliquias fueron traídas de Milán por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico Barbarroja, en 1164. La construcción de la catedral de Colonia, una maravilla de la arquitectura gótica, se empezó en el año 1248, para albergar estas importantes reliquias. 


Pero en vez de ir a Colonia, hoy los invito a volver, con la memoria agradecida, al Parque Mattos Neto, de Salto. Es 9 de mayo de 1988. Nos habla un Papa santo, Juan Pablo II. Citando el Salmo 85, que se había leído entre una y otra lectura de la Misa, nos dijo: “Dios anuncia la paz / a su pueblo y a sus amigos, / a los que se convierten de corazón”, comentó: El tiempo nuevo de evangelización se inicia por la conversión del corazón.


Aquí están los Reyes, para que aprendamos de ellos, de su corazón lleno de fe. Lo primero que necesitamos para llevar a cabo la nueva evangelización, nos decía el Papa, es convertir nuestro corazón. Reiteraba: “Dios anuncia la paz... a sus amigos”. Para entender este anuncio de paz hemos de ser sus amigos. ¿Qué significa esto? Termino con la explicación que dio san Juan Pablo II: significa que hemos de descubrir nuevamente que la vocación cristiana es vocación a la santidad (cf. Lumen gentium, 11), pues Cristo dijo a todos: “Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial” (Mt 5, 48). Seguiremos.

No hay comentarios: