Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 8 de diciembre de 2017

AVE MARÍA PURÍSIMA...

Este 8 de diciembre, en el que celebramos la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen, Patrona de nuestra diócesis de Minas, quiero desearle a todos muchas felicidades. Nuestra Catedral está presidida por una preciosa imagen de la Virgen Inmaculada y alrededor de ella se encuentra esta invocación: AVE MARÍA PURISIMA, SIN PECADO CONCEBIDA: que la Purísima Madre de Jesús y Madre nuestra, concebida sin mancha de pecado original y querida por Dios toda santa desde antes de crear el mundo, los llene de alegría y de paz y los proteja con su amor de madre ahora y siempre, hasta la hora en que Dios nos llame a su presencia.



Esta mañana, rezando el Oficio divino, leía algo que escribió san Anselmo, allá, por el siglo XII, sobre la Santísima Virgen. Es una oración llena de amor y de admiración por Ella, volcada en expresiones audaces y exactas, fruto de la meditación de ese gran teólogo y gran santo.

¡Oh mujer llena de gracia, sobreabundante de gracia, cuya plenitud desborda a la creación entera y la hace reverdecer! ¡Oh Virgen bendita, bendita por encima de todo; por tu bendición queda bendita toda criatura; no sólo la creación por el Creador, sino también el Creador por la criatura!

Dios entregó a María su propio hijo, el único igual a Él, a quien engendra de su corazón como amándose a sí mismo. Valiéndose de María, hizo Dios un hijo, no distinto, sino el mismo, para que realmente fuese uno y el mismo, el Hijo de Dios y de María. Todo lo que nace es criatura de Dios, y Dios nace de María. Dios creó todas las cosas, y María engendró a Dios. Dios, que hizo todas las cosas, se hizo a sí mismo mediante María; y, de este modo, volvió a hacer todo lo que había hecho. El que pudo hacer todas las cosas de la nada, no quiso rehacer sin María lo que había sido manchado.--- Dios es, pues, el padre de las cosas creadas; y María es la madre de las cosas recreadas. Dios es el padre a quien se debe la constitución del mundo; y María es la madre a quien se debe su restauración, pues Dios engendró a aquel por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquel por quien todo fue salvado. Dios engendró a aquel sin el cual nada existe; y María dio a luz a aquel sin el cual nada subsiste.


Que la Virgen Inmaculada, que es sobre todo Madre que se preocupa por cada uno de sus hijos, los proteja y los aliente en sus dificultades. Que por su intercesión materna, la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y sus familias, ahora y siempre. Amén.

No hay comentarios: