Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 1 de septiembre de 2017

¿QUÉ ES SER REINA?

Empezamos el mes de septiembre y estamos hablando de la necesidad de mujeres con fortaleza que tiene este mundo nuestro. Como los ejemplos y las historias iluminan y concretan las ideas –así actuó Jesús, que nos enseñó todo por medio de parábolas- quisiera contarles algo acerca de una mujer, que, sin duda, es digna del mayor respeto: se trata de la reina Sofía de España, esposa de Juan Carlos I de Borbón y madre de Felipe VI, actual rey de España.



En 1997 cayó en mis manos una biografía de la reina Sofía, escrita por una gran periodista, Pilar Urbano. Estuve apenas hojeando el libro, más que nada por la calidad de su autora, pero con un cierto escrúpulo, lo confieso, porque los asuntos de reyes, reinas, príncipes y princesas, son propios de la revista Hola, que no leo nunca.

El caso es que el libro LA REINA, de Pilar Urbano, me atrapó y lo leí del principio al fin, y aprendí algunas cosas muy interesantes. Por ejemplo, que fue muy exigente la educación escolar que recibió la reina Sofía en el instituto exclusivo en que estudió: las internas se levantaban bien temprano, ducha de agua fría en invierno y verano, etcétera. En fin, lo que más me atrajo del libro fue la respuesta de la reina Sofía a esta pregunta que le hizo la periodista: - ¿Qué cosa es ser reina? Ella contestó así:

       “Tal como yo entiendo el concepto de reina, puede darse, y se da, en cualquier familia donde la mujer es la cabeza y el corazón de esa familia, y sabe que su misión más importante es atender y cuidar de ese hogar: ella, entonces, es la reina de la casa. Cada ser humano, cada mortal que habita este planeta nuestro, puede tener ese mismo concepto de su vida como servicio. Es la más alta dignidad que cabe en un hombre, en una mujer: vivir para los demás. El hombre que sirve es rey. La más útil y la más bella y la más buena forma de reinar es servir: estar a disposición de los demás. Yo porque soy reina, no puedo permitirme ser egoísta. No puedo decir “de esto paso, a aquello no voy porque no me apetece…”. Yo no estoy para hacer lo que quiero, sino lo que necesiten de mí. A mí me programan cada día, ¡y cada hora! de mi vida, en función de los intereses del país. Yo voy donde conviene que vaya, por el bien de los demás. Y esto es lo mismo que hace una mujer de su casa, una mujer cabeza de familia: no piensa en ella, piensa en los suyos. Es en este sentido en el que digo que una reina, como una madre de familia, es cualquier cosa menos una profesional”.


Son palabras que dan para pensar mucho, ¿no creen? A mí me impresionaron de modo particular, cuando las leí, porque entendí que eran la concreción inesperada de unas ideas que había leído dos años antes de que apareciera el libro. Pero de esto seguiremos hablando mañana. 

No hay comentarios: