Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 14 de agosto de 2017

EL CABALLERO DE LA INMACULADA

Estoy seguro de que todos sentimos una gran alegría en la víspera de la gran fiesta de mañana, la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al cielo.

Benedicto XVI nos recordaba que un alimento esencial de la esperanza es el ejemplo de los santos. Hoy, 14 de agosto, celebramos en la Iglesia a uno de ellos, canonizado por el Papa san Juan Pablo II en 1982: san Maximiliano María Kolbe, “el Caballero de la Inmaculada”, que murió precisamente en este día, en 1941,  en el campo de concentración de Auschwitz, cuando tenía solamente 47 años. Su muerte fue la coronación de una entrega completa a Dios y al amor por la Santísima Virgen.



El P. Kolbe fue polaco, capuchino conventual, doctor en Filosofía y en Teología. Y fue, sobre todo, un gran amante de la Inmaculada Concepción. A ella se consagró y se dedicó a difundir en su patria y fuera de ella la devoción a su Inmaculado Corazón, sobre todo mediante la Milicia de la Inmaculada, que él fundó.

A su vez, por ella emprendió obras humanamente imposibles. La más conocida fue la Ciudad de la Inmaculada, un enorme convento, en el que llegaron a vivir más de 900 frailes, dedicados a redactar, imprimir y distribuir por toda Polonia la revista EL CABALLERO DE LA INMACULADA.

Kolbe siempre había deseado ir a un país de misión. Con el permiso de sus Superiores se trasladó a Japón con otros cuatro religiosos, y aquí se dedicó también a difundir la revista en japonés… Era como un milagro.

Tenía mala salud. Debió volver a Polonia y fue el rector de la Ciudad de la Inmaculada. Cuando estalla la segunda guerra mundial y los nazis invaden Polonia, la destruyen por completo. El P. Kolbe fue encarcelado y posteriormente enviado al campo de concentración de Auschwitz. Dio a todos un ejemplo extraordinario de entrega, de olvido de sí mismo…hasta que llegó la prueba final.

Un preso de su unidad se había evadido. El comandante del campo decide tomar represalias y condena a 10 presos al búnker de la muerte, donde morirán de hambre. Uno de los elegidos es padre de familia, llora por ellos… Entonces el P. Kolbe se ofrece a ocupar su lugar… Será el último en morir con una inyección, después de dos semanas de agónica oración.

"Efectivamente, como a través de María tuvo inicio la salvación, así también a través de Ella la salvación llegará a su consumación... Reflexionemos bien sobre todas estas cosas" 

"Ella es sólo Madre de Misericordia, por ende, se apresura a acudir, aunque no sea de ninguna manera invocada, allí donde se manifiesta de manera más grave la miseria de las almas" (San Maximiliano Ma. Kolbe)

No hay comentarios: