Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 4 de agosto de 2017

CUANDO SE PIENSA...

Hoy es un día muy especial, porque celebramos a San Juan María Vianney, conocido mundialmente como el Santo Cura de Ars. Nació el 8 de mayo de 1786 y durante 42 años fue párroco de un pueblito de 240 habitantes. Su obispo le había dicho: “Hay poco amor de Dios en ese pueblo, pero usted lo pondrá”. Lo hizo de tal manera, que pasados los años hombres y mujeres de muchos lugares de Francia iban a Ars para confesarse con el párroco. El Papa Pío XI canonizó y declaró a San Juan María Vianney Patrono universal de los sacerdotes.



Hoy es un día más que apropiado para felicitar cada uno a su párroco y para rezar especialmente por él. Y es un día en el que viene bien recordar algo de lo que escribió hace años Hugo Wast sobre estos hombres, los sacerdotes.
Cuando se piensa que ni la Santísima Virgen puede hacer lo que un sacerdote.
Cuando se piensa que ni los ángeles ni los arcángeles, ni Miguel ni Gabriel ni Rafael, ni príncipe alguno de aquellos que vencieron a Lucifer pueden hacer lo que un sacerdote.
Cuando se piensa que Nuestro Señor Jesucristo en la última Cena realizó un milagro más grande que la creación del Universo con todos sus esplendores, y fue el convertir el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre para alimentar al mundo, y que este portento, ante el cual se arrodillan los ángeles y los hombres, puede repetirlo cada día un sacerdote.
Cuando se piensa en el otro milagro que solamente un sacerdote puede realizar: perdonar los pecados y que lo que él ata en el fondo de su humilde confesionario, Dios obligado por su propia palabra, lo ata en el cielo, y lo que él desata, en el mismo instante lo desata Dios.
Cuando se piensa que la humanidad se ha redimido y que el mundo subsiste porque hay hombres y mujeres que se alimentan cada día de ese Cuerpo y de esa Sangre redentora que sólo un sacerdote puede realizar.
Cuando se piensa que el mundo moriría de la peor hambre si llegara a faltarle ese poquito de pan y ese poquito de vino.
Cuando se piensa que eso puede ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuando eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la Tierra, como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla.
Cuando se piensa todo esto, uno comprende la inmensa necesidad de fomentar las vocaciones sacerdotales.


¿De qué manera? Si en cada familia se reza el Rosario, si cada una es una pequeña Iglesia doméstica, habrá vocaciones. Si tenemos fe y pedimos al Señor cargosamente, tendremos vocaciones. Si acudimos con frecuencia a purificar nuestra alma en el sacramento de la Confesión, habrá vocaciones. Si la Santa Misa del domingo se convierte en un imán que nos atrae porque valoramos de veras lo que ocurre en el altar, habrá vocaciones. Que la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre todas las familias y despierte en ellas vocaciones sacerdotales, hoy, mañana y siempre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustó mucho este artículo, y en particular en su audio!! Pablo Tanco E.