Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


martes, 11 de julio de 2017

ELLA FITZGERALD EN EL CIELO





Vengan a Mí todos los que están cansados y agobiados, que Yo los aliviaré. Si todo lo que leemos de Jesús en el Evangelio debemos meditarlo una y otra vez, estas palabras de ayer pienso que reclaman ser RUMIADAS, como no pocas veces repetía el Papa Benedicto.

Y es que son tantas las veces en que vamos por la vida cargados con nuestros agobios (aclaro que la mayoría de las veces están motivados por la manía de pensar en nosotros mismos, en que me ofendieron, en que no me tuvieron en cuenta, en lo que me van a decir, en lo que le voy a contestar, etcétera), decía que es tan frecuente caminar cansados, con una mochila negra y pesada en el alma, que debemos darle vueltas  a esa declaración de Jesús tan llena de amor: vengan a Mí, no sean así... Yo los aliviaré.

Lo tenemos al alcance de la mano, pero parecería que nos olvidamos... 

Tenemos que aprender de los niños, una vez más. Hace ya tiempo, un par de meses al menos, les pedí oraciones por Jachu, una niña de ocho años a la que le habían diagnosticado una enfermedad muy grave. Me consta que hay muchísimas personas rezando por ella y me consta también que las oraciones han sido escuchadas, porque está mucho mejor.

Fui a visitarla cuando estaba internada, y me encontré con una criatura tan alegre, tan divertida, olvidada por completo de sí misma que me pareció increíble. Me dijo con un obvio convencimiento que sabía que Jesús estaba con ella, que no le importaba nada lo que tenía...

Su "secreto” era precisamente ese: YO LOS ALIVIARÉ SI ME CONFÍAN LA CARGA QUE LES PESA.

Otro ejemplo desde otro punto de vista. ¿Se acuerdan de Ella Fitzgerald, la  cantante negra con una voz inolvidable, tan enorme como el tamaño de su cuerpo? Yo no sabía que ella sufría un agobio de esas mismas dimensiones. ¿Por qué? Porque quería ser blanca.

No lo supe hasta que leí un poema de Wislawa Szymborska, Premio Nobel de Literatura, en 1996,  que me mandó mi amigo Iván. Se titula Ella Fitzgerald en el Cielo y dice así:

Le rezaba a Dios, 
le rezaba ardientemente,
para que hiciera de ella 
una feliz chiquilla blanca. 
Y si ya es tarde para esos cambios, pues al menos, Mi Señor, mira cuánto peso
 y quita de aquí como poco la mitad.
Pero el misericordioso Dios dijo No. 
Simplemente puso la mano en su corazón,
 le miró la garganta, le acarició la cabeza. 
Y cuando todo haya pasado -añadió-, 
me llenarás de júbilo viniendo a mí, 
mi alegría negra,mi tonel cantarín.

¿Se entiende la idea? Dios nos quiere como somos, con virtudes y limitaciones, que en realidad pueden tener un valor inapreciable para los demás. Yo te aliviaré, nos dice, si tú tratas de entender que mis caminos a veces no coinciden con los que tú habías pensado recorrer.


No hay comentarios: