Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 14 de julio de 2017

DE SANTOS Y VICIOSOS

Hoy es 14 de Julio, 14 de Julio me repito a mí mismo para no equivocarme. Ayer me sacaron varias tarjetas amarillas (espero que sean amarillas y no rojas) advirtiéndome que no era 13 de Mayo, como dije, sino 13 de Julio…, ¡gracias!

Hoy, 14 de Julio, en la Iglesia celebramos a un santo que nos da una gran esperanza: se trata de San Camilo de Lelis, fundador de los Camilos, una congregación dedicada al cuidado de los enfermos.



Digo que este santo despierta una esperanza grande, porque antes de dedicarse por completo a los enfermos, en los que veía a Jesucristo nuestro Señor, san Camilo tuvo que superar un problema muy grave: tenía el vicio del juego.

Estamos en el siglo XVI, en Italia. Camilo perdió a su madre cuando tenía 13 años. Su padre, que era marqués y capitán en el ejército de Carlos V, no pudo ocuparse de su educación como debía y Camilo adquirió el vicio del juego a los 15 años. Dice la historia que era un gran jugador de cartas.

A los 19 años decide alistarse en el ejército y su padre le consigue una buena colocación, pero el día anterior a que Camilo se embarque para ir a pelear contra los turcos, muere su padre. Camilo está desorientado, no sabe qué hacer, y además se le abre una llaga en la pierna que lo va acompañar el resto de su vida.

Va a tratarse la llaga a Roma y después se queda allí como enfermero. Pero es tan fuerte la pasión por el juego que el director del hospital lo despide porque no atiende bien a los enfermos. Se inscribe otra vez en el ejército. Durante seis años combate, primero al servicio de la república de Venecia, después bajo las banderas de España. Más de una vez se roza con la muerte. Pero nada le vuelve juicioso: sigue jugando…En 1575 se le encuentra mendigando, y poco después peón de albañil…

Tiene que internarse otra vez por su llaga, que se había vuelto a abrir. Y aquí es donde se produce su conversión. Camilo se junta con cinco amigos y deciden formar una comunidad religiosa para cuidar a los enfermos…


¿Verdad que da mucha esperanza la vida de este santo? Cualquiera puede tener cualquier vicio, pero con la ayuda de Dios también puede dominarlo y llegar a ser santo. Camilo tenía el vicio del juego, otro puede caer en el alcohol o en las drogas… En todo caso, la prevención del vicio está, en enorme medida, en la cercanía de los padres, en el cumplimiento de su deber de educar a sus hijos. Seguiremos hablando de esto, eso sí, con mucha esperanza. 

No hay comentarios: