Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 17 de julio de 2017

18 DE JULIO. NO APARTES TUS OJOS...

Hoy es 17 de julio. Estamos en las vísperas de celebrar nuestra fecha patria más importante, la fecha que le da nombre a la avenida principal de Montevideo y a las calles principales de casi todas las ciudades del interior: en Minas, 18 de Julio es también la calle principal.

Mañana celebraremos la Jura de nuestra primera Constitución, el 18 de Julio de 1830. Un cuadro de Blanes recuerda para siempre cómo fue aquel día: de mañana, en la iglesia matriz se cantó el Tedeum; de tarde, las autoridades juraron  la flamante Constitución; lo mismo se hizo en las ciudades y pueblos de cierta importancia del interior del país. El texto del juramento fue éste:

“¿Juráis a Dios y a la Patria cumplir y hacer cumplir en cuanto de Vos dependa, la Constitución del Estado Oriental del Uruguay sancionada el 10 de Setiembre de 1829 por los representantes de la Nación? ¿Juráis sostener y defender la forma de gobierno Representativo Republicano que establece la Constitución? Si así lo hiciéreis Dios os ayudará; si no, Él y la Patria os lo demandarán”.



El 18 de Julio es un día muy apropiado para pensar en algo tan esencial como el amor a la patria. En el último libro que escribió, Memoria e identidad, Juan Pablo II hizo unas consideraciones que pueden ayudarnos a hacerlo. Decía así:

La expresión «patria» se relaciona con el concepto y la realidad de «padre» (pater). La patria es en cierto modo lo mismo que el patrimonio, es decir, el conjunto de bienes que hemos recibido como herencia de nuestros antepasados. Es significativo que, en este contexto, se use con frecuencia la expresión «madre patria». En efecto, todos sabemos por experiencia propia hasta qué punto la herencia espiritual se transmite a través de las madres. La patria, pues, es la herencia y a la vez el acervo (caudal, bagaje) patrimonial que se deriva; esto se refiere ciertamente a la tierra, al territorio. Pero el concepto de patria incluye también valores y elementos espirituales que integran la cultura de una nación.

El 1 de abril de 1987, en Tres Cruces, JP II celebró la Misa. Nos dijo entonces: "Queridos uruguayos: Vuestra patria nació católica. Sus próceres se valieron del consejo de preclaros sacerdotes que alentaron los primeros pasos de la nación uruguaya con la enseñanza de Cristo y de su Iglesia, y la encomendaron a la protección de la Virgen que, bajo la advocación de los Treinta y Tres, hoy nos preside junto a la cruz. El Uruguay de hoy encontrará los caminos de la verdadera reconciliación y del desarrollo integral que tanto ansía, si no aparta los ojos de Cristo, Príncipe de la Paz y Rey del universo".

Ustedes y yo queremos de verdad a nuestra patria. Respetando y defendiendo la libertad de cada uno para pensar y actuar según su propia conciencia, yo quisiera que Uruguay fuera cada día más católico. En el marco de nuestra bendita laicidad, de nuestra laicidad bien entendida, esto quiere decir que me gustaría hacer realidad lo que el Papa santo nos dijo: Uruguay encontrará los caminos de la verdadera reconciliación y del desarrollo integral, si no aparta los ojos de Cristo. Para esto, es esencial conocer bien y dar a conocer la enseñanza de la Iglesia acerca del sentido de la vida; acerca del matrimonio y de la familia; acerca de la vida en sociedad. ¡Es una enseñanza tan hermosa, tan humana y tan divina!


Mañana es feriado nacional, de manera que nos reencontramos el miércoles. Que la Virgen de los Treinta y Tres, nuestra Patrona, los bendiga a todos.

No hay comentarios: