Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

¡PAADRE!...¡GRACiAS, PADRE!

Antes que termine el año, quiero contar lo que me sucedió el Domingo 4 de este mes de Diciembre: siento que debo hacerlo por un deber de justicia con san Josemaría, a quien quiero y trato como auténtico Padre.Habitualmente le pido pequeños favores, materiales y espirituales; esta vez, el favor no fue pequeño. Y, como suele pasar, intervino con eficacia maestra.

 *  *  *  *  *  *

El Domingo 4 de Diciembre de 2016, a las 10 de la mañana, administré la Confirmación a un buen grupo de fieles en la parroquia San Nicolás de Bari, en Batlle y Ordóñez.

El plan del viaje era hacer por la tarde el trayecto Batlle y Ordóñez – Lascano, a 120 kilómetros de distancia,  para celebrar Misa a las 19 horas en la parroquia San Francisco, de este pueblo, que celebraba el 125 aniversario de su fundación.

Después de almorzar me despedí del P. Alfonso, párroco de San Nicolás, y puse en marcha el auto. Mejor dicho, intenté ponerlo en marcha, pero fue inútil, estaba muerto. El P. Alfonso, sin pensarlo más, me dijo enseguida: - Llévese mi camioneta, que mañana arreglamos el problema de su auto. Encontrar a un mecánico un  domingo de tarde…

A eso de las dos salí rumbo a Lascano. Hasta Zapicán, ningún problema. Desde Zapicán hasta la ruta 8, en cambio, hay que andar con cuidado: el camino, de balastro, es una serpiente de incontables curvas que pasan y repasan las vías del ferrocarril. Manejaba con prudencia, a baja velocidad, especialmente al tomar las curvas.

Habrá sido en la octava o la novena, antes de cruzar la vía, cuando   la camioneta empezó a dar vueltas de ballet, por completo a su aire, con total desobediencia del volante… Te dicen: “en estos casos no apriete el freno, ponga segunda, ponga primera”… Nada servía para nada, era inútil. Me sorprendí gritando fuerte, ¡Padre!… ¡¡PAADRE!!, aun con la certeza de que iba a volcar, era evidente.



No sé qué sucedió. El caso es que en un momento, como encaprichada, la camioneta se fue al otro lado de la ruta, en dirección contraria a la que venía, y con un fuerte golpe, ¡TUC!, se detuvo.

Respiré, dí gracias a Dios y a san Josemaría, solté el cinturón del asiento y bajé del coche. Increíble: las ruedas traseras estaban a pocos centímetros de un pozo de un metro de profundidad; adelante, una piedra grande cubierta  por el pasto. La camioneta había quedado como “estacionada” entre el pozo y la piedra, con exactitud.



Mientras buscaba en la camioneta la máquina de fotos pensaba: - ¿Y ahora qué hago? Domingo de tarde, no pasa nadie por aquí, no me crucé con ningún auto…

No habían transcurrido ni tres minutos, literalmente, cuando cruza la vía del tren un auto rojo, un Peugeot grande si no me equivoco, y bajan de él tres hombres, ¡sí! tres ¡hombres! Me ven y exclaman: - ¡Pahh!, ¡qué barata la sacó! ¿Qué pasó, cómo hizo?... – Fue gracias a un santo al que quiero mucho…



Estudiaron, sorprendidos, el pozo y la piedra. Bué, ponga primera y dele toda la dirección a la izquierda, que nosotros lo empujamos. ¡Vamos! - Bué, ahora al revés: marcha atrás y la dirección a la derecha. Y ahora, otra vez…

En unas cuantas maniobras, la camioneta estaba otra vez en la carretera. Les di las gracias-¡gracias, gracias!- y saqué una foto: la foto de los “Ángeles Custodios”.

 
         Seguí el viaje, agradeciendo, agradeciendo. Finalmente, una hora y pico más tarde, llegué a la ruta 8. ¿Y me creerán si les digo que durante todo el viaje no me crucé con NINGÚN auto?