Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 21 de abril de 2016

EL ROSARIO DEL VERDÚN ESTÁ COMPLETO



19 de abril de  2016, 11.30 de la mañana

            La fiesta de la Virgen del Verdún 2016 pasará a la historia, no cabe duda. Escribo después de disfrutar una espléndida puesta de sol entre las sierras; un sol bastante hipócrita, diría.

Es el sexto año continuo que paso en Minas, durante la fiesta de la Virgen del Verdún. Y pensé, ligeramente, que sería como los años anteriores: amanecer gozoso, sonriente; un sol glorioso que alegra a los peregrinos en su continuo subir y bajar el cerro para visitar a la Madre; un largo y luminoso atardecer que los despide hasta el año próximo…

Pero ahora caigo en la cuenta de que, en nuestro Rosario viviente en honor de la Virgen, faltaban los esenciales misterios dolorosos: sin ellos, la redención no se habría hecho.

Pasado ya lo peor, pienso: ¿cómo íbamos a estar celebrando la fiesta de nuestra Madre, si cuatro días antes del 19 de abril la gente de Dolores había sufrido lo que nunca antes? Debíamos rezar en casa, mientras el cielo lloraba. 

 Pero ¡qué fecundidad la del dolor! Los misterios dolorosos -el misterio del dolor compartido- han movido los mejores resortes del corazón y miles de personas componen un tornado de amor y solidaridad con los que sufren. 

Gozosos, luminosos, gloriosos... Ahora, con los de dolor, el Rosario está completo.

El Domingo próximo tendremos la celebración, en escala menor que lo habitual, de nuestra Virgen del Verdún: a las 11.00 y a las 15.00, en la Gruta de abajo, la Santa Misa. En ella estarán especialmente presentes todos los que, de un modo u otro, han sufrido. Antes de cada Misa, como es lógico, rezaremos el Santo Rosario: nuestra Madre conoce mejor que nadie el misterio del dolor y cómo aliviarlo.

...................................0.......................................

(En otro orden de cosas, les cuento que están terminados los baños nuevos: el arquitecto Collet –son suyas las fotos de este post- y el constructor Vega se lucieron, fíjense: ¡hasta hay un lugar para cambiar la ropa a los niños!).



  

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente comentario, muy oportuno y certero !
Para que sigamos rezando y ayudando a tantas personas que sufrieron tanto estos días.