Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 20 de noviembre de 2015

CADA DÍA MÁS LINDA

     

             50 años que se cumplen mañana separan estas dos fotos. Me lo recordaron ayer desde Belagua y, como testigo que fui, me pidieron algún recuerdo... Les ofrecí mi libro Luchar por amor, en el que escribí la historia completa de esta preciosa imagen de la Virgen, regalo de san Josemaría Escrivá a la Universidad de Navarra. Con esos recuerdos y más, subieron a la web un estupendo relato

           La Virgen del campus, en cincuenta años, ha recogido confidencias de ilusiones, de alegrías y sinsabores; peticiones de ayuda y gratitudes. Y muchas, innumerables visitas cortitas de estudiantes, profesores y empleados de la Universidad que, como buenos hijos, pasan por la ermita a saludarla.

          50 años. Por la foto resulta superfluo hablar del paso del tiempo... No lo es, en cambio, decir sinceramente que la Virgen del campus, como las madres, esta cada día más linda (más guapa, si lo prefieren).


1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicitaciones Madre querida!