Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 21 de marzo de 2015

MADRE DE MISERICORDIA


Esta mañana llegó a Minas la imagen de la Madre Dolorosa, ¡Madre de Misericordia!, recién restaurada, que Dios mediante presidirá la capilla que estamos construyendo en la cumbre del Verdún. 

Su historia se remonta a 15 o 20 años atrás, cuando un señor la compró en un remate (¿dónde estaría antes, cuántos habrán rezado delante de ella?...) y la regaló a la prelatura del Opus Dei "para una ermita"... 

Esperando esa construcción que no podía concretarse (el tamaño de la imagen pedía, por lo menos, una capilla grande), el año pasado encontró su inesperado y exacto lugar.

Mechtild Endhardt, que sabe de restauración y de piedad, ha conseguido devolverle la belleza de su origen. 

Al empezar la que llamábamos Semana de Pasión, sólo de mirarla el corazón se conmueve... y te empuja a pedirle a la Madre, con  insistencia, que nos inunde la misericordia de Dios. 

No hay comentarios: