Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


domingo, 6 de julio de 2014

GOLES A FAVOR (Cómo enfrentar un tsunami-3)

Queridos Rafa y Anamaría:

me alegro, Ana, que el cuento del paraguayo te haya levantado un poco el típico-ánimo-de-embarazada-trimesina-nada-importante, como escribiste. Te cuento ahora un “hecho de vida” bastante asombroso, a ver qué opinan.
Al terminar el partido de Argentina y Suiza, subí el siguiente tweet: No podía no ganarle Argentina a Suiza... Si ganaba Suiza, habría sido un suizidio... (pavaditas que se me ocurren; si sirven para :) sirven.
La pavadita fue muy retuiteada y nadie, excepto una persona, comentó algo. El tweet que recibí de ese señor, Representante Nacional, decía así: “es demasiado serio el suicidio como para hacer ese tipo de “bromas”, me extraña viniendo de quien viene. 
¡Glup!, pronuncié de pura sorpresa. Después recapacité y escuché dos voces dentro de mí: una decía: - ¡Hay gente para todo! La otra, a la que trataré de seguir con los límites del sentido común, la interrumpió con un solemne reproche: - ¿Todavía no caíste en la cuenta de tu identidad?
Volvamos a lo nuestro.  En tu último mail, Rafa, escribiste dos cosas con las que estoy plenamente de acuerdo: la primera es que en las próximas ediciones del folleto ESTÁ BUENO CONVERSAR, debería incluirse la Resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU acerca de la familia, de la que hablamos la semana pasada. Sí, corresponde incorporarlo a los textos legales citados como referencias, sobre  los derechos de los uruguayos a recibir educación sexual.
Pienso que es una elemental cuestión de coherencia. En el folleto se afirma que en Uruguay  “la educación sexual es un derecho legitimado. Tiene en consideración la promoción de valores fundamentales vinculados a derechos humanos universalmente aceptados”. Precisamente, la Resolución de las Naciones Unidas afirma que la institución familiar, como tal, es sujeto de derechos humanos. ¿Cómo no proclamar que estamos en sintonía con la ONU?

El Mago
 A su vez, se da otra coincidencia importante entre ESTÁ BUENO CONVERSAR y la Resolución. Esta última reconoce a la familia “como el núcleo natural y fundamental de la sociedad”. Y se lee en el folleto: La primera institución educadora de los niños es la familia, es decir, sus padres, su papá y su mamá. ¡Bien!
 La segunda cuestión en la que estamos de acuerdo, querido Rafa, es la perplejidad provocada por la afirmación que sigue a la anterior: Es precisamente en el hogar, desde el momento de su nacimiento, que los niños aprenden acerca de su sexualidad en un proceso permanente que se compartirá con las instituciones educativas más adelante. ¿Qué quiere decir esto? ¿Se piensa, realmente, que la educación sexual comienza el día en que uno nace? No, no puede ser; debe haber algún error…
No obstante, en el folleto encuentro otras afirmaciones que juzgo acertadas. Refiriéndose a cómo tratar de las cuestiones sexuales con los niños más chicos, dice: Primero debemos escuchar y así ver hasta dónde necesitan saber, no contándoles cosas que aún no les interesan, no entienden o crean confusión.  
En la misma línea de acierto destaco esta sugerencia: Alrededor de los cuatro años, cuando comienzan a vestirse o a ir al baño por su cuenta, empiezan a sentir pudor o vergüenza y no quieren ser vistos desnudos. Es necesario respetar su intimidad; esto colabora con su desarrollo y confianza.
Intimidad y pudor, ¿cómo no destacar estas dos palabras que daba por desaparecidas desde hace décadas? Me alegró, la verdad. Y, al mismo tiempo, me sentí confundido por el tratamiento –mejor, el destrato- que más adelante reciben el pudor y la intimidad. De esto quisiera seguir hablando en la próxima.
 Los dejo por hoy, porque quiero ver algo del segundo tiempo de Argentina y Bélgica. (Me propuse no mandar ningún tweet cuando termine, ya ven).  
Con el cariño de siempre,

Jaime

No hay comentarios: