Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 31 de mayo de 2014

ESTO DE PRESENTAR UN LIBRO...

      Anteayer, en la Universidad de Montevideo, presenté mi libro selfie Desde el Verdún. Un acto de esta clase tiene siempre un carácter de encuentro-de-amigos-a-favor...  El autor del libro se siente muy a gusto: hablan bien de su criatura, lo felicitan, uno llega a creerse, en su bobera (y con su babero), que ha aportado algo importante a la historia... 
      Todo esto se dio el viernes en la UM. Pero hubo un ingrediente más, que se percibe en su completa belleza cuando es auténtico: la sinceridad del cariño. Gracias de corazón a todos, porque lo advertí antes, durante y después de terminar el acto. Gracias, en especial, a mis dos amigos, Eduardo Héguy y Nelson Pilosof, que hicieron el elogio de circunstancias y añadieron conceptos enriquecedores sobre la comunicación, sobre el trabajo periodístico, sobre el hecho religioso, sobre la naturaleza del sacerdocio...
      Especialmente, tengo que darle las gracias a mi hermana Marga, que "se robó" la presentación con sus canciones: A UN SEMEJANTE, (a mi modo de ver (de oír, mejor) sintetiza un pensamiento clave del Papa Francisco, que promueve la cultura del encuentro), y A LOS PRINCIPIANTES, toda una lección que no necesita comentarios. 

No hay comentarios: