Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


martes, 2 de julio de 2013

LAS BARBAS DE TU VECINO

Primero fue Holanda y ahora es el parlamento de Bélgica el que está debatiendo ampliar la actual ley de eutanasia a los menores de edad, con el fin de que los jóvenes y niños puedan  decidir si terminan con sus vidas.
Quien tenga interés (por aquello de que "cuando las barbas de tu vecino veas cortar...", todos debemos interesarnos), lea la información completa e introdúzcase en el tema eutanasia.
Es necesario definirse en este combate: "cultura de la muerte" vs. "cultura de la vida". Dar razones, explicar que la vida es el mayor regalo que Dios nos ha hecho... ¿Y por qué el dolor, y por qué el sufrimiento, y por qué no puedo terminar con él si soy yo el que lo sufro? ¿Y por qué no voy a hacer con mi vida lo que se me canta? 

Pienso que de la discusión teórica conviene pasar a la práctica de una existencia vivida con sentido: porque no estoy solo en el mundo (y acompañar a quien sufre la soledad); porque no padezco solo (y com-padecer); porque ese Dios, lejano para tantos, está muy cerca y tiene nombre -Jesús-, y vive, me escucha, me ayuda, me perdona, me alienta.  
¿Tiempo complicado el nuestro? Sí, pero respuestas sobran para entenderlo. Manrique, hace seis siglos, por ejemplo:

Este mundo bueno fue
si bien usáramos de él
como debemos,
porque, según nuestra fe,
es para ganar aquél
que atendemos.
Aun aquel hijo de Dios,
para subirnos al cielo
descendió
a nacer acá entre nos,
y a vivir en este suelo
do murió.

No tengamos tiempo ya
en esta vida mezquina
por tal modo,
que mi voluntad está
conforme con la divina
para todo;
y consiento en mi morir
con voluntad placentera,
clara y pura,
que querer hombre vivir
cuando Dios quiere que muera 
es locura.




No hay comentarios: