Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 31 de julio de 2013

FRANCISCO, ¡SOS UN GRANDE! (JMJ -1)


                              
 Sábado 27, en la entrada de la Catedral de Río, antes de la Misa con obispos y sacerdotes 

Martes 30 de julio de 2013. Son las 11 de la mañana y vuelo desde Río a Montevideo. Estoy rodeado de jóvenes uruguayos que duermen como benditos, literalmente, porque la gracia de estos días les ha empapado el alma y están felices.
En el aeropuerto, una y otra vez han repetido los mismos calificativos redundantes: ¡re-impresionante, re-lindo, re-maravilloso!...
Tienen razón: si los adjetivos siempre resultan pobres para describir experiencias de fe, solamente ese “re”, repetido mil veces, puede dar a entender, aun en su pobreza, lo que ha sido esta Jornada Mundial de la Juventud.

Cuando el Papa Francisco habla de sus antecesores –especialmente de Benedicto-, usa la expresión italo-porteña es un grande. Pienso que, hablando de él, este es el modismo que lo define.
Francisco es un grande por todo lo que dijo en Río y por el modo en que  lo dijo. Es un grande porque sabe hablar a los jóvenes en el idioma que ellos entienden: les dice la verdad y la proclama con entusiasmo. Es un grande también, porque nadie lo puede encerrar en lo “políticamente correcto”: como Jesús,  Francisco no hace ninguna distinción de personas, ni en su hablar ni en sus destinatarios. Francisco es humilde, no se deja servir y  sirve a todos: por eso es líder, por eso es un grande al que el mundo escucha porque presiente y siente que no miente. El Papa es un grande porque en estos días, como me dijo ayer un carioca, ha hecho un gran milagro: ¡un argentino conquistó a todos los brasileños! No solo a ellos, al mundo entero.

Llegué a Río el jueves, casi de noche. El primer encuentro con el Papa fue al día siguiente, en un Via Crucis extraordinario que tuvo lugar a lo largo de Copacabana. Cada una de las catorce Estaciones fue una obra perfecta de escenografía y piedad,  que ayudaba mucho a rezar siguiendo los pasos de la Pasión y muerte de Jesús. Francisco estaba en la sede y los obispos lo acompañamos desde el privilegiado lugar que nos estaba reservado a menos de cien metros de él.

Al terminar la Via Sacra, el Papa habló a los jóvenes (3 millones 200.000 los dos últimos días, cifras oficiales; un poco menos los días anteriores), a cada uno de ellos. Les habló así: Yo te pregunto hoy a vos: vos, ¿como quién querés ser? ¿Querés ser como Pilato, que no tiene la valentía de ir a contracorriente, para salvar la vida de Jesús, y se lava las manos? Decime: ¿vos sos de los que se lavan las manos, se hacen los distraídos y miran para otro lado, o sos como el Cireneo, que ayuda a Jesús a llevar aquel madero pesado, como María y las otras mujeres, que no tienen miedo de acompañar a Jesús hasta el final, con amor, con ternura?. Y vos ¿como cuál de ellos querés ser? ¿Como Pilato, como el Cireneo, como María? Jesús te está mirando ahora y te dice: ¿Me querés ayudar a llevar la Cruz? Hermano y hermana, con toda tu fuerza de joven ¿qué le contestás?

Escucho la voz de la azafata: estamos llegando a Montevideo y hay que apagar los aparatos electrónicos. Mañana será otro día. Mañana, miércoles, comparto fotos.

                                                      Where are you coming from?... From Beijing! 


                                                                            Otros orientales.



                                                              Cidade maravilhosa!...
                                                                              Sorrisos no Metro.

2 comentarios:

supersingrid dijo...

El Papa es UN GRANDE!!!!

Teresa dijo...

Qué fotos lindas y divertidas !
Una cosa muy valiosa de esta JMJ para el mundo fue que mostró el colorido y la alegría de la juventud cristiana, y la juventud de espíritu y la "buena originalidad" del Papa Francisco. Rompe los estereotipos...