Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


domingo, 12 de mayo de 2013

ONE OF US, UNO DE NOSOTROS....

Esta mañana, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco canonizó a los mártires de Otranto, a la Hermana Laura, primera santa colombiana, y a la Hermana Lupita, mexicana. Después, rezó el Regina coeli con los miles de personas que abarrotaban la plaza y, a continuación, se refirió a un tema que nos es muy cercano (sugiero ver los enlaces y sacar ideas). 




Saludo a los participantes en la Marcha por la vida, que ha tenido lugar esta mañana en Roma, e invito a todos a mantener viva la atención sobre el tema, tan importante, del respeto de la vida humana desde el momento de su concepción. En este sentido, quiero recordar también la recogida de firmas que hoy se realiza en muchas parroquias italianas, con el fin de apoyar la iniciativa europea Uno de nosotros, para garantizar la protección jurídica del embrión, cuidando a cada ser humano desde el primer instante de su existencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente. No tenemos que dar ninguna batalla por perdida. CAda vez tengo más esperanzas en la generosidad y solidaridad de los uruguayos: unos tenemos que cuidar a otros. De otro modo. ¿quién nos cuidará?