Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 9 de mayo de 2013

DECILE SÍ A LA VIDA


       En varios mails que he recibido en estos días, leo: la vida humana no se puede plebiscitar. Este es el argumento clave, para quienes no piensan votar el 23 de junio.
       Respondo: si ANTES de legislar sobre el aborto, se hubiera convocado un referéndum para que el pueblo decidiera si legalizarlo o no, yo habría sido el primero en gritar abiertamente: LA VIDA HUMANA NO SE PUEDE PLEBISCITAR, LA DEFENSA DE LA VIDA ES UN VALOR NO NEGOCIABLE. Y habría pedido a todo el mundo que no votaran semejante atrocidad.

       Pero DESPUÉS que el parlamento legalizó el aborto –promoviéndolo, además, puesto que obliga a hacerlo en todas las instituciones de salud- pido abiertamente: el 23 de junio VOTEN PARA QUE HAYA REFERÉNDUM. Porque no se trata de votar a partidos o lemas ni de plebiscitar la vida, sino de derogar la ley que promueve la muerte de los más indefensos.
        Por lo demás,  ¿no se ha caído en la cuenta de que la ley, contrariamente a lo que se dice sobre el respeto a la libertad de las mujeres que dudan si abortar o no, las induce a hacerlo? ¿Cómo se explica, si no, que en la reglamentación de la ley se oculte una información vital, como es poder escuchar los latidos del bebé o verlo en la pantalla del ecógrafo antes de decidir?
          Decile SÍ a la vida.

2 comentarios:

Carina Lancibidad dijo...


TOTALMENTE DE ACUERDO CON USTED
MONS .JAIME

SEAMOS VOZ DE LOS QUE NO LA TIENEN TODABIA EL 23 TODOS A VOTAR POR EL SI A LA VIDA ¡¡¡¡

TENEMOS QUE EJERCER NUESTRO DERECHO A DEROGAR ESTA LEY QUE NOS DESHUMANIZA ¡¡¡

TODOS POR LA VIDA ¡¡¡¡¡

MILTON dijo...

TAN CLARO COMO EL AGUA. ES PRECISO VOTAR PARA LUEGO PODER SÌ EN EL REFERENDUM USAR NUESTRO DERECHO CIUDADANO PARA DECIRLE "SI A LA VIDA" " NO A LA MUERTE INDUCIDA POR NINGUNA RAZÒN"
SI SE EDUCARA PARA EL AMOR, SE EVITARÌAN MUCHOS ERRORES. SI SE DEFIENDE LA VIDA, LA MUJER QUE NO DESEA O NO PUEDE POR ALGUNA CAUSA TENER A SU HIJO, LO DARÀ EN ADOPCIÒN.