Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


martes, 7 de mayo de 2013

CARTA A LOS QUE LUCHAN POR LA VIDA


Muy estimados integrantes de las instituciones y movimientos Pro-Vida:
                                                                                                              me dirijo a ustedes para agradecerles, en primer lugar, el trabajo que vienen desarrollando en nuestro país a favor de la vida, sobre todo de la que aún se encuentra en el vientre de la madre, en la “dulce espera” hasta ver la luz del mundo.
¡Gracias de corazón! Me consta que no pocos de ustedes le sacan horas al  sueño, para dedicarlas a formarse y a dar a conocer la maravilla de la vida humana y el respeto con el que debe ser tratada y protegida por todos.
Sé que ante la dolorosa realidad de la ley que promueve el aborto en el Uruguay, no han bajado los brazos y, más aún, que han redoblado los esfuerzos para derogarla. Los felicito también por este empeño que, antes de alcanzar su objetivo, ha obtenido otro muy importante: mantener despierta la conciencia de nuestra gente, de que el aborto es un crimen nefasto. Juntamente con esto, no pocos de ustedes están comprometidos en ayudar a las mujeres embarazadas en dificultades, de manera que puedan traer al mundo el hijo que esperan. Que Dios los bendiga en abundancia por tantos trabajos.

Para conseguir la derogación de la ley del aborto, ustedes han optado por seguir un camino largo y perseverante: implicar a los que actúan en la gestión de las leyes, a fin de que se comprometan en la defensa de la vida.  Quisiera animarlos a continuar en ese esfuerzo, a seguir adelante, con la seguridad de que, más tarde o más temprano, dará su fruto.
Los obispos del Uruguay, como saben, acabamos de exhortar a todos los uruguayos, sin distinción de credos ni de afiliaciones políticas, a votar el próximo 23 de junio, con el fin de que se habilite la convocatoria del referéndum sobre la ley que hoy permite el crimen del aborto.
Con esta exhortación no estamos plebiscitando el derecho a la vida, puesto que, desde el momento en que ella es un don de Dios, nadie tiene derecho a hacerla objeto de una votación. Lo que hemos hecho es aprovechar una disposición constitucional, que permite derogar una ley injusta y perniciosa.
Sé que integrantes de los movimientos Pro Vida han manifestado su desacuerdo con nuestra opción a favor del referéndum, porque entienden que anula el camino que emprendieron y porque piensan que, de llegar a poder convocarse, se perdería esa votación.
La discusión sobre las distintas alternativas para conseguir la derogación de la ley ha ocupado ya mucho tiempo… Solamente quisiera recordarles, que para la resolución de los asuntos temporales puede haber muchas y diferentes propuestas, respetables todas: de aquí que no tendría sentido convertir en un asunto prácticamente dogmático una opción coyuntural.
Por lo demás –me dirijo ahora a quienes pertenecen a la Iglesia Católica- si quienes tenemos en ella el encargo de guiar a los fieles, nos decidimos por una determinada opción, ¿es mucho pedirles un voto… de confianza? Los datos estadísticos pueden decir que un referéndum sobre el aborto se pierde, pero incluso si así fuera, ¿no habría valido la pena el esfuerzo por esta causa, la más humana y sagrada, que está más allá de lo religioso y de lo político?
A quienes no estén de acuerdo con nuestra exhortación a votar el 23 de junio, quisiera pedirles que, si consideran un asunto de conciencia no hacerlo, no lo hagan. Pero, asimismo, les ruego que no alienten a otros a no hacerlo: si vamos todos en una única barca, no es lógico navegar con ella en una determinada dirección… haciéndole agujeros en el casco.
Gracias nuevamente, por todo el trabajo que llevan a cabo: ¡anímense, que tal como se ven las cosas, en el futuro habrá que trabajar todavía más a favor de la vida!
Con todo afecto y con la seguridad de mi oración, me despido de ustedes,

                                                 + Mons. Jaime Fuentes
       Presidente de la Comisión episcopal Familia y Vida

1 comentario:

MiraryHacer dijo...

Gracias Monseñor por su nota !
Dios le bendiga, inspire y dirija en todas las cosas