Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


martes, 5 de junio de 2012

ESO DE LA ACTUALIDAD...

            Esto de "la actualidad" tiene sus bemoles, sobre todo en estos días y en lo que se refiere a la información sobre el Vaticano. El Papa ha estado el fin de semana en Milán, en el Encuentro Mundial de las Familias, ha sido recibido, acogido, escuchado y aplaudido por un millón de personas... y poco y nada es lo que se ha informado: la atención de la prensa está concentrada en los vatileaks y en la tensión despertada por el mayordomo infiel... y por los mayores que él. 
   Es una pena, porque Benedicto XVI ha dicho cosas preciosas en Milán, que ampliaron, en suma, lo que aquí, en Montevideo,  nos dijo Juan Pablo II a los uruguayos: son las familias cristianas las que harán que nuestro mundo vuelva a sonreír. 
      Esta certeza es mucho más importante que el mayordomo y sus cómplices, qué duda cabe. Acabo de terminar una Visita pastoral a la parroquia de Lascano, que abarca Velázquez, Alférez, San Luis al Medio y Cebollatí. NADIE me preguntó ni comentó nada sobre cardenales, obispos, curas o laicos traidores. Sobre la familia, en cambio, recibí consultas en cantidad: de mujeres, sobre todo, preocupadas por cómo educar a sus hijos ¡de 2 años para arriba! y de matrimonios con proyectos por los cuales rezo. Ya iré hablando de impresiones más concretas.
     Por lo demás, reconociendo que "la actualidad" vaticana es algo más que dolorosa,  la historia enseña no sólo que la barca de la Iglesia no se hunde, sino que, después de una tormenta, sale el sol y navega alegre por los mares de este mundo.

No hay comentarios: