Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 9 de abril de 2012

AVISO A LOS NAVEGANTES

Dice el Eclesiastés: Todo tiene su momento y hay un tiempo para cada cosa bajo el cielo: tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado, tiempo de matar y tiempo de curar, tiempo de derruir y tiempo de construir... (3, 1-3).
Por mi parte, advierto que es tiempo de parar los comentarios sobre los posts MINISTRO, TE PASASTE y TIEMPO DE REFLEXIÓN: no publicaré ninguno más. 
El motivo es que no tengo la intención de convertir este blog en un disparadero de opiniones políticas; creo que no hace falta justificar esta postura.
Me llegaron comentarios en cantidad. Bastantes de ellos   terminaron en la papelera por zafios; otros, escritos por Anónimo, dudé en publicarlos porque el anonimato me revienta: algunos de éstos corrieron idéntica suerte que los anteriores y con otros fui condescendiente. En todo caso, estuvieran "a favor" o "en contra", los publiqué siempre que guardaban el respeto debido. 
No obstante, me preocupa el tono generalizado de agresividad que se respira en no pocos comentarios. Y así la cosa no camina. 
Siempre estamos hablando de que en la educación está el futuro del país. Pienso que tiene que estar mucho más en el presente, empezando por aprender a respetar al otro, a escuchar sus ideas con interés, a exponer las propias serenamente, a reconocer que el otro puede tener razón en lo que dice, a no convertir todo en lucha política... Por aquí sí que podemos aspirar a construir un país mejor.


1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bien lo suyo ya era hora de parar tanto comentario que este blok sin duda no fue hecho para ese tipo de intolersncia...lo nesesitamos para cosas mas productivas un abrazo.