Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 31 de octubre de 2011

POR PRIMERA VEZ


No pretendo hablar de mí mismo, pero seria un sin sentido pasar esto por alto: el domingo 30 de octubre, en nuestra Catedral, por primera vez administré el sacramento de la Confirmación.
Fueron 22 personas (mayoría de chicas; algunas señoras un poco menos jóvenes y también varones) las que recibieron al Espíritu Santo. Este motivo permanente de alegría adquirió más relevancia, desde que la divina presencia estuvo acompañada por bastante polvo, procedente de las obras de restauración de la Capilla del Santísimo. Fue una circunstancia con sentido…
Esas mujeres y hombres son ahora, como todos los que recibimos de una vez para siempre el sacramento de la Confirmación, “templos del Espíritu Santo”, como nos califica San Pablo. ¡Casi nada! Hay que meditarlo despacio… y compartir esta misteriosa, estremecedora, real y maravillosa consecuencia: “¡glorifiquen a Dios en su cuerpo!” (1 Corintios 6, 20).
Hay que entenderlo bien: no dice el apóstol que haya que glorificar al cuerpo (tampoco pide, por supuesto, menospreciarlo) sino que glorifiquemos a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que habita en nosotros, en esta inseparable unidad de alma y cuerpo que somos cada uno, y que terminará con la muerte.
Las consecuencias de esta divinización personal son muchas, imposibles de enumerar en pocas palabras. Por ejemplo: preguntarme cómo fomento en mí la presencia de Dios; cómo cuido o descuido mi cuerpo; cómo me visto… o me malvisto; cómo trato a los demás, que también son templos del Espíritu Santo…
En todo caso, y volviendo al polvo del que hablábamos, hay que tener presente que, para mantener limpio el divino templo que somos cada uno, Jesús dejó en su Iglesia el sacramento de la limpieza: “reciban el Espíritu Santo, dijo a los apóstoles el mismo día de su resurrección. A quienes ustedes les perdonen los pecados les quedan perdonados”…
Beba y Maruja, y un pequeño ejército de mujeres, trabajan duro para mantener limpia nuestra Catedral, y más lo harán, cuando se terminen las obras, para que la Capilla del Santísimo, corazón de la Diócesis, esté siempre resplandeciente. A quienes están “estrenando” al Espíritu Santo en sí mismos, y a todos, quisiera animarlos a esmerarse para que Dios se encuentre en cada uno “como en su casa”: porque es verdad, porque somos suyos.

sábado, 29 de octubre de 2011

MINAS, 1811

Esta mañana recibí una invitación que decía en la tapa: EL DÍA EN QUE LA LIBERTAD SE PLANTÓ ENTRE LAS SIERRAS... En el interior explicaba que "el 24 de abril de 1811 las fuerzas patriotas al mano de Manuel Francisco Artigas llegaron a la Villa de la Concepción de las Minas. Los pocos integrantes de la Guardia Nacional no tuvieron mejor opción que rendirse ante el centenar de fervorosos hombres que, con escasez de armamento pero abundancia de coraje, estaban decididos a liberar la Patria o morir por ella".

200 años después, esta tarde, en la Plaza Libertad, tuvo lugar la evocación de esos hechos. Alumnos, ex-alumnos y docentes de la Escuela Técnica de Minas, revivieron el aspecto de la Villa y la gente que la poblaba. Después llegaron Manuel Artigas y sus hombres, a caballo, parlamentaron, proclamaron la libertad y salieron al galope por el callejón de la Catedral. Emocionante. Pero fue justo entonces cuando mi máquina de fotos dijo: batería agotada. Paciencia. Al menos les muestro algo de esta histórica tarde minuana. 

                                                                     El panadero

                                                                    Lavanderas
                                                                         Aguatero


                                                                  Indio...                                           
A los ricos pasteles




jueves, 27 de octubre de 2011

BUSCADORES DE DIOS

25 años después del histórico encuentro de Juan Pablo II en Asís, con representantes de las distintas religiones, Benedicto XVI ha querido recordarlo invitándolos nuevamente a esa ciudad, símbolo del amor entre los hombres, como "Peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz".
En su breve discurso, el Papa sintetizó con extraordinaria claridad las distintas posturas que se plantean en torno a Dios y a su existencia: desde quienes pretenden favorecer "la causa de Dios" mediante el terror, hasta los que consideran que deberían borrarse las religiones porque siempre han generado violencias.
Pero también se ha referido a otra actitud que, en mi opinión, retrata a no pocos uruguayos. Creo que vale la pena meditar todo el discurso del Papa y, especialmente, estas palabras suyas, que también esperan comentarios:


"Junto a estas dos formas de religión y anti-religión, existe también en el mundo en expansión del agnosticismo otra orientación de fondo: personas a las que no les ha sido dado el don de poder creer y que, sin embargo, buscan la verdad, están en la búsqueda de Dios. Personas como éstas no afirman simplemente: «No existe ningún Dios». Sufren a causa de su ausencia y, buscando lo auténtico y lo bueno, están interiormente en camino hacia Él. Son «peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz». Plantean preguntas tanto a una como a la otra parte. Despojan a los ateos combativos de su falsa certeza, con la cual pretenden saber que no hay un Dios, y los invitan a que, en vez de polémicos, se conviertan en personas en búsqueda, que no pierden la esperanza de que la verdad exista y que nosotros podemos y debemos vivir en función de ella. Pero también llaman en causa a los seguidores de las religiones, para que no consideren a Dios como una propiedad que les pertenece a ellos hasta el punto de sentirse autorizados a la violencia respecto a los demás. Estas personas buscan la verdad, buscan al verdadero Dios, cuya imagen en las religiones, por el modo en que muchas veces se practican, queda frecuentemente oculta. Que ellos no logren encontrar a Dios, depende también de los creyentes, con su imagen reducida o deformada de Dios. Así, su lucha interior y su interrogarse es también una llamada a los creyentes a purificar su propia fe, para que Dios – el verdadero Dios – se haga accesible".






martes, 18 de octubre de 2011

LA MAMÁ DE STEVE JOBS



He vuelto a leer el imperdible discurso que pronunció Steve Jobs en la Universidad de Stanford... Apenas había empezado su re-lectura, cuando recibí un golpe de luz inesperado por completo.

Contó Steve:

"Mi madre biológica era una estudiante joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer.
Solo que cuando yo nací decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña.
Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a medianoche preguntando:
“Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?”
“Por supuesto”, dijeron ellos.
Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad"... (La historia sigue y es apasionante, tanto que la web señala 1.520.000.000 (sí, 1.520 millones) de sitios donde se la encuentra...)

El golpe de luz: Steve Jobs, el genio, fue entregado a un matrimonio, porque su madre, estudiante soltera, no lo podía tener... ¿Y si lo hubiera abortado?...

Me pregunto cuántos genios no tienen -tampoco en Uruguay- la suerte de Steve. "El que pueda entender (todos) que entienda".


domingo, 9 de octubre de 2011

¿QUÉ ES SOBREVIVIR?

El 15 de setiembre pasado, el Obispo de Minas pudo saludar al Santo Padre Benedicto XVI, al terminar la audiencia que les concedió a los 119 participantes en el curso que lo había llevado a Roma. A todos se les había pedido, como es fácil de entender, que no se detuvieran en el saludo: el Secretario de la Congregación para los Obispos diría al Papa el país y la diócesis del que lo iba a saludar, se besaba su anillo al darle la mano y pasa el siguiente.
El Obispo de Minas, muy contento,  obedeció al pie de la letra las indicaciones. 
 Lo que no podía imaginar es que el Papa le dijera lo que le dijo: tanto le sorprendió que hasta hoy ha estado dudando si comunicarlo o no. Ha decidido hacerlo porque piensa que encontró la clave de las palabras de Benedicto XVI y, además, porque los lectores seguramente harán sus propios aportes después de meditarlas, como ha hecho y lo sigue haciendo el Obispo de Minas.
"Uruguay, Minas", escuchó el Santo Padre. Se acerca el Obispo en cuestión y comenta el Papa: È un paese laico... Y a continuación, mirando con firme cariño al susodicho, añade: È necessario sopravvivere! El Obispo no se lo esperaba. Sólo atina a responder: Grazie, Santo Padre... Y, como se ve, siente en su brazo derecho la mano del gentiluomo que lo está "invitando" a volver a su lugar.


El Obispo de Minas ha meditado mucho el diagnóstico del Papa, en particular la segunda parte. ¿Qué quiso decirle al declarar que "es necesario sobrevivir"?
Uruguay es conocido en todo el mundo, sin excepción, por "El milagro de los Andes". Esta historia nuestra es una historia exacta de sobrevivientes: un grupo de muchachos enfrenta un entorno de muerte y, contra toda posibilidad razonable, consiguen vencerlo.
¿Cómo lo hicieron? Manteniendo viva la esperanza y, movidos por ella, poniendo todo de su parte para superar aquella aparente imposibilidad: ninguno se desentendió de la empresa, todos dieron lo mejor de sí en favor de los que saldrían del encierro... 
Cuando el Papa le dice al Obispo de Minas que su país, en el contexto de los países de Latinoamérica, es un país laico, es decir, que tiene poco sentido religioso (el tema es muy matizable), pienso que quería animar a los católicos uruguayos a sobrevivir en su fe mediante la esperanza.
La condición es que sea una esperanza activa, hecha de espíritu de lucha, de estudio, de cooperación y de renuncias personales en favor del objetivo que hay que conseguir: hacer de este país un país más cristiano. Pienso, sinceramente, que es una meta más asequible que cruzar los Andes. Entonces... (El Obispo de Minas agradece comentarios).  



miércoles, 5 de octubre de 2011

EL SECRETO DE MERCEDES

Estoy en Minas, zambullido en distintas cosas, como es de imaginar: un mes de ausencia... Pero no quiero dejar solamente en mi memoria algunas impresiones de este viaje. Entre ellas destaca el encuentro con Mercedes Salisachs, de quien he escrito más de una vez en este blog.
                         Con sus nietas Alejandra y Josefina y su biznieto José María.
El día 24 pasado, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, patrona de Barcelona, la "amistad electrónica" que tenía con ella desde hace una década, adquirió carácter personal, gracias a Dios y a la Virgen. Considero realmente un regalo del Cielo haber podido celebrar la Santa Misa en su casa, el día en que festejaba su santo,  y compartir con ella el almuerzo.

En marzo de este año, cuando publicó su cuento El cuadro, se reprodujo no pocas veces que Mercedes Salisachs es "la escritora en activo más longeva del mundo". Bueno, con sus 95 años recién cumplidos, sigue escribiendo.

Pasando de la silla de ruedas a un sillón y sirviéndose de la mano izquierda paralizada para sujetar el papel, con la derecha escribe tres o páginas por día, que su nieta Alejandra transcribe en la computadora para que pueda corregirlas: lleva más de 200 y espera llegar a unas 450. (Durante el almuerzo Mercedes me contó el argumento de su novela -el protagonista es un sacerdote y no digo más- con la ilusión deliciosa de una madre primeriza). 

Me contó Alejandra que, negando con creces las teorías actuales de que hay que hacer deporte o sí o sí, su abuela nunca se ha movido (sólo practicó equitación hace muchos años) y, hasta los 80, fumaba (y fumaba bien) siempre con boquilla, con la elegancia propia de la mujer de su clase.

Le pregunté a Mercedes cuáles eran los autores que más le han influído y, después de mencionar a Santa Teresa y a Cabodevilla, añadió como algo obvio a la Biblia. Y agregó: - Pero, sobre todo, lo que yo he hecho es meditar mucho, orar. Dedicaba dos o tres horas diarias a la meditación. Ahora, un poco menos quizás...

Antes de irme fui a su habitación. Alejandra me enseñó un pequeño placard que está a los pies de la cama de Mercedes. Pude ver entonces las fuentes de su energía excepcional: el placard  esconde un altarcito presidido por un crucifijo y una imagen de la Virgen con el Niño. Después de rezar, Mercedes Salisachs se duerme con las dos puertas bien abiertas,  de par en par.