Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 29 de octubre de 2011

MINAS, 1811

Esta mañana recibí una invitación que decía en la tapa: EL DÍA EN QUE LA LIBERTAD SE PLANTÓ ENTRE LAS SIERRAS... En el interior explicaba que "el 24 de abril de 1811 las fuerzas patriotas al mano de Manuel Francisco Artigas llegaron a la Villa de la Concepción de las Minas. Los pocos integrantes de la Guardia Nacional no tuvieron mejor opción que rendirse ante el centenar de fervorosos hombres que, con escasez de armamento pero abundancia de coraje, estaban decididos a liberar la Patria o morir por ella".

200 años después, esta tarde, en la Plaza Libertad, tuvo lugar la evocación de esos hechos. Alumnos, ex-alumnos y docentes de la Escuela Técnica de Minas, revivieron el aspecto de la Villa y la gente que la poblaba. Después llegaron Manuel Artigas y sus hombres, a caballo, parlamentaron, proclamaron la libertad y salieron al galope por el callejón de la Catedral. Emocionante. Pero fue justo entonces cuando mi máquina de fotos dijo: batería agotada. Paciencia. Al menos les muestro algo de esta histórica tarde minuana. 

                                                                     El panadero

                                                                    Lavanderas
                                                                         Aguatero


                                                                  Indio...                                           
A los ricos pasteles




1 comentario:

Gabriel Palumbo Cerròn dijo...

Nos dijeron que el Cura de Minas (creo que ¿Juan José Ximenez?) estuvo representado en esta ocasión. Es bueno revivir la historia!!! Un saludo.