Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 8 de junio de 2011

DIAS DE RETIRO

Hoy estuve releyendo estas palabras de Surco: Días de retiro. Recogimiento para conocer a Dios, para conocerte y así progresar. Un tiempo necesario para descubrir en qué y cómo hay que reformarse: ¿qué he de hacer?, ¿qué debo evitar? (n. 177)
Me vino a la cabeza este pensamiento porque el lunes próximo empiezo a predicar el retiro anual, por primera vez a los sacerdotes de la Diócesis de Minas. Estaremos en Florida, en la Casa "Jesús Buen Pastor".
Traigo aquí la información porque es mi pensamiento dominante en estos días. Como es sabido, para que un retiro dé frutos lo más importante es que el Espíritu Santo -llegará el Domingo- actúe. Y, si son muchas las personas que Le piden su actuación, es seguro que se notará. 
En suma, les voy a agradecer de un modo muy particular que recen por nosotros. ¡Dios los bendiga! 



No hay comentarios: