Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 17 de marzo de 2011

CON LA SONRISA PERMANENTE

El sábado próximo es 19 y, si no llueve, preveo que la Virgen del Verdún estará muy visitada. La diferencia con otros 19 es que este sábado celebraremos la fiesta grande de su esposo, San José. 

Uno no sabe cómo serán estas cosas en el Cielo, pero si la Iglesia está formada, además de los que estamos en este mundo, por los que se encuentran en la tintorería limpiando su traje de bodas y por los radiantes conquistadores de la Gran Copa, entonces es de suponer que nuestras fiestas son apenas un ensayo de los festejos inimaginables que Allá se tienen cuando se celebra a los santos. Y siendo San José -el santo de la humildad rendida, de la sonrisa permanente y del encogimiento de hombros (así lo describía san Josemaría)- siendo, decia, el Patrono de toda la Iglesia, es lógico pensar que el sábado su dicha será recibir encargos y más encargos, para cumplirlos con la puntualidad del mejor de los carpinteros.

Entonces. digo yo que la romería del próximo sábado a la Virgen del Verdún, (8 de la mañana) acompañados todos y cada uno por San José, puede ser muy especial. Sugiero hacer ya una lista de intenciones grandes, para presentárselas a él con la seguridad de que llegarán enseguida a María. Después, Ella sí que sabe.

1 comentario:

Fausto dijo...

La primera de todas por el aumento de las vocaciones sacerdotales en nuestra diócesis y también por la santidad de nuestro presbiterio