Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 20 de diciembre de 2010

¡FELIZ NAVIDAD!



La Virgen Santísima, Madre de Dios, es el camino más corto y seguro para llegar a Jesús. Son los deseos del Obispo de Minas, que en esta Navidad sepamos descubrirlo y, por la intercesión materna de María, podamos acercarnos a su Hijo divino e imitarlo en la entrega a nuestros hermanos.
+ Jaime
Minas, Navidad de 2010

1 comentario:

Anonymous dijo...

Padre Jaime, no sabia como llegar a Ud para desearle una muy feliz Navidad ! en este momento que está estrenando su Obispado en Minas. Veo que como siempre se está metiendo (para Jesús) la gente en el bolsillo, mejor: en el corazón. Lo felicito por el cariño, interés y ayuda que siempre nos dio y va a seguir dando a manos llenas ahora en esta parte de la Iglesia que le encomendó el Santo Padre
El Niño y su Madre lo acompañarán con gusto, Annie V.