Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 13 de septiembre de 2010

VIAJE HISTÓRICO DE BENEDICTO XVI


El próximo jueves Benedicto XVI viaja al Reino Unido. Desde Roma llegará a Edimburgo, en cuyo aeropuerto será recibido por el Príncipe Felipe. De este modo, la Casa Real, que tiene por norma no recibir a ninguna autoridad, expresará su más alta consideración hacia el Pontífice.
El motivo central de la visita es la beatificación de un hombre extraordinario, por quien el Papa siente predilección: John Henry Newman (Londres, 1801-Birmingham 1890), sacerdote anglicano primero, profesor y capellán de la Universidad de Oxford, experto conocedor de los primeros siglos de la historia de la Iglesia, escritor profundo y original y, sobre todo, poseedor de una rectitud de conciencia que le llevó, después de un periplo de no pocos años de estudio, de luchas internas y externas y de intensa oración, a dar el gran paso e ingresar en la Iglesia Católica, aun sabiendo perfectamente que, de ahí en más, pasaría al olvido en el mundo intelectual inglés.

El 9 de octubre de 1845, Newman es recibido en la Iglesia y un año más tarde, en Roma, fue ordenado sacerdote. Vuelve a Inglaterra y comienza su nueva vida. Además de una intensa labor pastoral, deberá encargarse, por petición de la jerarquía, de fundar la Universidad Católica de Dublín. Sigue predicando y escribiendo. Cuando es acusado de haberse convertido fraudulentamente, redacta por entregas la Apologia de vita sua. Historia de mis ideas religiosas, que le rehabilita ante el público. Siempre actuará, según lo explicó una vez el cardenal Ratzinger, según “su conciencia, que lo condujo desde los antiguos vínculos y las antiguas certezas, al mundo para él difícil e inusual del catolicismo. Pero precisamente esta vía de la conciencia es algo distinto a una vía de la subjetividad que se afirma a sí misma: es, en cambio, una vía de la obediencia a la verdad objetiva”.
Casi al final de su vida, la Universidad de Oxford reconoció a Newman y en diciembre de 1877 el Trinity College lo nombró su primer miembro honorario. En 1889, a los 89 años de edad, el Papa León XIII lo nombró Cardenal de la Iglesia Católica.

Benedicto XVI lo beatificará durante la Misa del domingo 19, en Birmingham. Los días anteriores estará en Glasgow y Londres, donde tendrá diversas celebraciones y encuentros de carácter ecuménico que le llevarán a pronunciar, en total, 14 discursos. Este domingo, al terminar el rezo del Ángelus, el Papa pidió expresamente oraciones por su viaje a Inglaterra, que tiene una importancia fuera de lo común.

Antes de su conversión, Newman fue el gran impulsor del Movimiento de Oxford, que se había propuesto revitalizar la Iglesia anglicana. Actualmente, esa misma Iglesia se encuentra en profunda crisis: la ordenación de mujeres sacerdotes y obispos, y de homosexuales, y el subjetivismo moral dominante, ha llevado a que muchos miles de sus miembros miren con esperanza a la Iglesia Católica. Es lo que reflejaba Benedicto XVI en la introducción de la Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus, del 4 de noviembre de 2009, por la cual les ha facilitado la plena comunión con ella: “En estos últimos tiempos el Espíritu Santo ha impulsado a grupos de anglicanos a pedir en varias ocasiones e insistentemente ser recibidos, también corporativamente, en la plena comunión católica y esta Sede apostólica ha acogido benévolamente su solicitud. El Sucesor de Pedro, que tiene el mandato del Señor Jesús de garantizar la unidad del episcopado y de presidir y tutelar la comunión universal de todas las Iglesias, no puede dejar de predisponer los medios para que este santo deseo pueda realizarse”.


Es indudable que la visita de Benedicto XVI a Inglaterra animará aún más ese deseo. Habrá que poner mucha atención a lo que el Papa dirá durante este viaje, que es rigurosamente histórico.

No hay comentarios: