Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


domingo, 25 de julio de 2010

CON LOS OJOS BRILLANTES

Hay un tema realmente importante para los sacerdotes: ¿cómo hablar de Dios, de Jesucristo, del vivir en cristiano, de manera que llegue, que mueva, que ilusione, que entusiasme?
Animo a mis hermanos sacerdotes a que busquen 20 minutos para sentarse cómodamente delante de la pantalla de su PC y, mientras ven y escuchan a Benjamín Zander, director de la Orquesta Filarmónica de Boston, que rueguen al Señor que nos dé un poquito de esta formidable capacidad de llegar, de mover, de ilusionar y entusiasmar que tiene este hombre.

Como vale la pena verlo en pantalla completa, aquí está el sitio para abrirlo:

http://www.youtube.com/watch?v=71w-oasL6iQ

Al terminar, estoy seguro que desearemos con fuerza que quienes escucharon una de nuestras homilías, vuelvan a sus casas con los ojos brillantes.



No hay comentarios: