Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 7 de junio de 2010

¡¡URUGUAY, QUE NO NI NO!!...

Ayer me llegó este genial pronóstico que me hizo pensar. Me hizo pensar en las innumerables posibilidades que dan las estadísticas: manejándolas bien, se puede "probar"... ¡TODO! ¡Ah, la ciencia estadística, que siempre se contempla con respeto "científico"... también en cosas de la Iglesia! Miren ustedes y llenémonos de esperanzas.

Algunas personas consideran que la acción de elegir al que puede ser el futuro campeón del mundo es todo un arte. Otros creen que es una ciencia y el resto toma el camino fácil y se la juega por Brasil. Esta última no es una mala estrategia, ya que fue la adecuada en cinco de las 18 Copas del Mundo. Sin embargo, escoger al máximo favorito como el futuro rey no es la manera más divertida de pronosticar. El Eliminador lo es.

El Eliminador no elige a un ganador, sino a 31 perdedores. Lo hace a partir de estadísticas y tendencias históricas para identificar los rasgos de un campeón y aplicar esos criterios a los equipos de este año. Se desterrarán todos los seleccionados hasta que solo uno permanezca de pie. Aquí vamos...

Como en cada ámbito de la vida, el hilo se corta por lo más delgado, entonces lo mejor es empezar por los equipos más débiles. Desde que la FIFA implementó su ránking mundial, jamás un campeón mundial estuvo por debajo del puesto 20. Aunque como las clasificaciones no son tan precisas y sufrirán cambios hasta la cita en Sudáfrica, se puede decir que ningún equipo que hoy no está entre los primeros 60 ganará el torneo. Así, Nueva Zelanda (80), Corea del Norte (102) y el país anfitrión, Sudáfrica (81) le dicen adiós a su utópico sueño.
Nunca un equipo europeo se consagró tras sufrir más de una derrota en las Eliminatorias. Esto elimina a Grecia, Eslovenia, Eslovaquia y Serbia. Hasta el momento no hay grandes sorpresas.

Los resultados obtenidos en los partidos de clasificación no siempre son una medida a la hora de jugar en el Mundial, sin embargo dan una idea del potencial del equipo. Jamás una Selección con menos de 1,5 de promedio de gol en las Eliminatorias se coronó en la etapa final de la Copa del mundo. Australia, Paraguay y Argelia están en este indeseable grupo.


Ganar un torneo planetario no es para novatos. Por eso, nunca una Selección que no había alcanzado los cuartos de final en un torneo anterior festejó el título. Costa de Marfil, Ghana, Japón y Honduras se despiden del título.

Jamás en la historia un Seleccionado que culminó en el último puesto en un torneo anterior festejó a lo grande. México (1930, 1958 y 1978), Estados Unidos (1998) y Corea del Sur (1954) no serán la excepción en el invierno africano.


El Eliminador ya ha descartado a 17 equipos, que de todas maneras no eran candidatos a ganar el trofeo máximo del fútbol planetario el próximo 11 de julio en Johannesburgo. Hasta el momento no hay grandes sorpresas. Sin embargo, mantenga su atención, el resultado de este juego será por lo menos inesperado.
Holanda y España, dos de los grandes favoritos, serán las próximas víctimas del Eliminador. ¿La razón por la cual prescindir de estos equipazos? Simple, jamás un combinado europeo que terminó con un cien por ciento de efectividad en las Eliminatorias logró ganar la siguiente Copa del mundo.

Dicen que en un campeonato corto como el Mundial juegan en el mismo porcentaje la suerte que la pericia. Siguiendo esta premisa, es el turno de decir adiós para Portugal y Cristiano Ronaldo, porque nunca ganó el torneo un conjunto que compartió grupo con Brasil en la primera fase.

Inglaterra, Camerún, Nigeria y Chile son cuatro equipos de los que se espera mucho en Sudáfrica. Sin embargo, el premio mayor no será para ninguno de ellos, porque los campeones mundiales siempre tuvieron un entrenador nacido en el país que representan. Fabio Capello, Paul Le Guen, Lars Lagerbäck y Marcelo Bielsa sólo conocerán la gloria si alguna vez vuelven a dirigir a Italia, Francia, Suecia y Argentina.
Hay un dato muy importante que todavía no fue relevado y es una verdadera mala noticia para los europeos, porque jamás una Selección del viejo continente celebró un título fuera de casa. Dinamarca, Suiza, Francia y, sobre todo, Alemania e Italia no podrán levantar la Copa FIFA en el primer Mundial africano.

El gráfico de las banderas no miente: sólo sobreviven tres Selecciones en este juego de eliminación. Para más datos, tres Selecciones sudamericanas: Brasil, Argentina y Uruguay. Uno de los tres países hermanos vivirá una fiesta nacional el 11 de julio.
Nunca en los ochenta años de historia mundialista el campeón de la Copa América repitió el título en la Copa del mundo siguiente. Este fundamento arroja al bote de basura las ilusiones de Brasil por conseguir el hexacampeonato, ya que se coronó en 2007 tras vencer a Argentina en la final. Como para acentuar más la eliminación del Scratch, vale la pena recordar que el ganador de la Copa Confederaciones tampoco celebró en el Mundial posterior. Dos argumentos de peso para decirle adiós a Dunga y sus estrellas.

¿Una final rioplatense? Ni el más afiebrado director de cine sudamericano habría imaginado algo semejante. Según el Eliminador, en Sudáfrica 2010 se repitiría la primera final de todos los tiempos. El fixture ayuda a esta conclusión, ya que si ambos culminan la primera fase en el mismo puesto -primero o segundo- sólo podrían encontrarse en Johannesburgo.
Argentina fue finalista cuatro veces, dos de las cuales (1930 y 1978) fueron en el hemisferio sur, donde sólo se disputaron cuatro Mundiales. Es decir que el combinado albiceleste tiene un interesante récord cuando los torneos se juegan en invierno. Además, la última vez que compartió grupo con Corea del Sur fue en México 86 y debutará ante un africano, como en Italia 90. Sólo algunas coincidencias.

Uruguay, en tanto, llega con un perfil mucho menor al de su vecino, aunque con grandes expectativas. La Celeste ganó dos Copas del mundo, en 1930 y en 1950, años culminados en cero, como 2010. Es un dato arbitrario y poco consistente, pero el Eliminador está en todos los detalles.
Ambos tienen sus argumentos, pero como aquí se trata de eliminar y no de premiar. Es hora de elegir al último perdedor.

Desde la implementación del "Balón de oro" que entrega la revista France Football, nunca un jugador que ganó ese premio el año anterior a un Mundial se coronó en el torneo siguiente, aunque en cinco ocasiones jugó la final. Es decir, que Lionel Messi jugará el partido soñado por todos, pero lo perderá.

URUGUAY SERÁ CAMPEÓN DEL MUNDO.
Tras sesenta años de tristezas volverá a sentir la gloria máxima. Al menos, eso dice el Eliminador, un método que tiene el porcentaje de acierto que cada uno desee, según haya sido beneficiado o perjudicado.

Felicitaciones al flamante tricampeón del mundo. Cualquier relación de esta ficción con la realidad a partir del próximo 11 de julio será plena coincidencia.

3 comentarios:

Jorge ABEEL dijo...

No creo que salgamos campeones del mundo, ya está bien en cierta forma hasta donde hemos llegado, eran 200 participantes y estamos entre los 32, en la ciudad donde está la selección hay 3 millones de habitantes, el número que tiene todo nuestro territorio, claro esto indica que somos muy futboleros. No entiendo como un cuadro que está dividido entre sus delanteros y el resto, por causas técnicas y para agravar la situación ingresa el Loco, que no tiene habilidad con el traslado del balón, y no recupera, solo va bien en el área contraria, todos somos directores técnicos, pero creo que hasta las damas se dieron cuenta que ese cambio no era propicio, si estábamos quebrados quedamos peor, espero que mejoremos en ese aspecto en el próximo partido...hoy si que necesarios serían un Franchescoli, o un Ruben Paz, no olvidemos que Forlan tiene en su cuadro al Cuna Aguero, precisamente un jugador hábil, eso nos está faltando, ya que tenemos hoy en día una muy buena defensa. Dejo un saludo el pueblo de Sudafrica, desde aquí parecen con un espíritu muy alegre y solidario. jorge

Matías dijo...

Padre, parece que de a poco se va cumpliendo el pronóstico!!

Jorge ABEEL dijo...

Ahora después del partido contra Sudafrica, reafirmo que son solidarios, ahora estamos entre los 16, esperemos que pasa el sábado...aunque he observado que todas las butacas de los estadios están pintadas de celeste, tengo una sensación cabalística extraña...jajaja. Saludos. PD la palabra que me tocó para ingresar este comentario es roanagg, significará Campeón en Zulu. jorge