Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 1 de mayo de 2010

DE NORTE A SUR UNA MISMA INTENCIÓN

Mes de Mayo, mes de la Virgen en todo el hemisferio Norte... y para tantísimas personas del Sur que en estas cuatro semanas la buscaremos más. Este video emociona, qué quieren que les diga. ¡Gracias!

3 comentarios:

Anonymous dijo...

¡Muy emocionante! Ya era hora de hacer esto, estamos cansados de malas noticias de unos pocos sacerdotes, felicito de corazón a los autores.

Amalia

Igor Alcalde dijo...

Lindo este video Padre Jaime, esto debe hacernos caer en la cuenta de que debemos intensificar nuestra oración cada día por nuestros queridos sacerdotes!
Saludos!
Igor

Anonymous dijo...

Que lindo y oportuno este video. Una linda forma de recordarnos a todos que debemos rezar más por nuestros sacerdotes y principalmente darles las GRACIAS por entregar su vida para acercarnos a Dios.

Saludos.

María