Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 14 de abril de 2010

LLAMADO A LA VERDAD

Pasado mañana, cuando el Papa cumplirá 83 años, yo estaré predicando un retiro y no tendré acceso a Internet. El lunes 19 será el quinto aniversario de su elección como Sumo Pontífice y, "si Dios y la Virgen quieren" (así dice la gente que no piensa en términos teológicos sino con el sentido de su fe, que es anterior a la Teología y mucho más valioso), estaré en el Cerro del Verdún, en la ciudad de Minas: aquí, todos los años, se da la mayor expresión de la piedad popular de los uruguayos, que suben de a miles el cerro donde, desde hace un siglo, nos bendice a todos la imagen de la Inmaculada. En esta ocasión, el templete será declarado Santuario Nacional por todos los obispos de nuestro país.


El caso es que no quiero dejar pasar los dos aniversarios del Papa Benedicto XVI sin adherirme fervorosamente a su Persona. Los motivos sobran y en este blog he hablado bastante de ellos. La tormenta ya está pasando, NY Times incluido. Y las reacciones a favor del Papa no se han hecho esperar: la verdad se abre camino por sí misma, como Benedicto XVI no se cansa de enseñar, sufriendo ahora la saña de cierta opinión pública.

Me ha gustado especialmente este "Appel a la veritè", promovido por intelectuales, artistas y personalidades de la sociedad civil francesa, cristianos y no cristianos. Animo a leerlo, consultando en Google unos cuantos nombres: son personas que piensan, no de las que sólo repiten; y han tenido el inusual valor de reconocer la verdad. L'Appel empezó el 31 de marzo y ya lleva recogidas más de 30.000 firmas.

En todo caso, el 19 de abril, elección del Papa, ¿cómo no recordar sus primeras palabras, las que dirigió "Urbi et Orbe" desde el balcón de la Basílica de San Pedro?:

Queridos hermanos y hermanas: después del gran Papa Juan Pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor. Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes, y sobre todo me encomiendo a vuestras oraciones. En la alegría del Señor resucitado, confiando en su ayuda continua, sigamos adelante. El Señor nos ayudará y María, su Santísima Madre, estará a nuestro lado. ¡Gracias!

No hay comentarios: