Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 8 de marzo de 2010

MAS SOBRE "¡EDUCACIÓN, EDUCACIÓN!"...

Cuando fue Presidente, el Dr. Jorge Batlle armó una buena con su idea de "educar en valores". En una entrevista, por ejemplo, dijo:

"Hace un lote de años la discusión era entre religión y no religión. Ese punto fue superado en el Uruguay. Hoy, la discusión es entre valores y no valores. O sea los valores no son solamente propios de la educación religiosa de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. La religión hebrea también tiene valores; la musulmana también tiene valores: todas las religiones del mundo tienen valores. Los que no participamos de ninguna religión positiva y estamos acá también tenemos valores, ¿no verdad? Entonces, ¿qué quiere decir? El tema no es discutir si vamos a enseñar religión o no religión. El tema de la laicidad o no laicidad es si vamos a discutir, si vamos a enseñar o no, lo que son los valores. Ese es el asunto central: los valores. Porque si no, alcanza con tener y es mucho más importante ser. Se puede ser muy rico y muy atorrante y se puede ser muy pobre y muy digno. El tema es los valores, no la cantidad de cosas que vamos a tener".


Contrastan con estas ideas las de Vittorio Messori, que en una entrevista reciente explicaba:

"Norberto Bobbio, del cual he sido discípulo (estoy hablando de alguien que es considerado un gurú, un “Papa laico”, no ciertamente un clerical), decía a menudo en las clases de la Universidad de Turín: “La moral racional que nosotros proponemos es la única que tenemos, pero en realidad es irracional”. Es sencillo: ¿por qué se debería hacer el bien, antes que el mal, si haciendo el mal obtengo una ventaja y ninguna desventaja? No hay ninguna respuesta racional a esta pregunta. Si falta el clavo para colgar la ética, entonces ninguna ética es racionalmente posible. Ese clavo, que no puede venir más que de un Legislador fuera de nosotros, para el creyente es Dios".


Don Pepe, Presidente, da la impresión que hay bastante para conversar, ¿o no?

No hay comentarios: