Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 7 de enero de 2010

CON FUERZAS DE ARRIBA

Ermita Na. Señora de los Remedios
Son las 11 de la mañana en Madrid. Desde temprano está cayendo aguanieve y el termómetro no pasa de 5 grados.
Ayer, gran fiesta de la Epifanía, fui con mis hermanas (Marga, Betty y María Jesús), a la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, en Colmenar Viejo, a esparcir las cenizas de mi hermano Carlos Manuel, que falleció el domingo pasado, 3 de enero. Pocos días antes, el 26 de diciembre, en los pinares que rodean la ermita y a los pies de una imagen en piedra del Sagrado Corazón, habían sido esparcidas las cenizas de mi padre, fallecido cuatro días antes.
Humanamente hablando, podría decirse que empezamos mal el 2010. Con ojos de fe, que son los buenos (aunque la pena no te la saca nadie), debo darle gracias a Dios y a la Virgen que me permitieron llegar a tiempo de consolar a mi hermano con la Unción de los enfermos y con algunos momentos de conversación. Ahora estará meta hablar y hablar con mi padre en el Cielo. Así lo espero y agradezco de corazón una oración por los dos: que se unan a la Misa de funerales que celebraré por ellos el próximo sábado, 9 de enero, a la una del medodía, en la parroquia de Santa María, Madre de Dios, de Tres Cantos, donde vivía mi padre. Y una oración también por mi madre, que a los 94 años está asombrosamente serena en su dolor: desde allá recibe las fuerzas.

11 comentarios:

Marga Fuentes dijo...

Lindo lo que escribiste, Jaime. Aún tengo el corazón encogido por lo que nos ha ocurrido a los cuatro hermanos y a mamá. Dos palos fuertes.
Nos vemos, un abrazo grande,

Luis Madrigal Tascón dijo...

Padre Fuentes, yo soy amigo de Marga, aunque sin conocerla personalmente, lo mismo que a Usted. Claro que me uno con gusto a sus oraciones. Es más vengo ya haciéndolo desde hace días. Estaré en Tres Cantos en la Misa de Funeral este próximo Sábado, día 9. Les deseo a toda la familia el consuelo que el Señor siempre nos da ante el sufrimiento. Ellos ya no sienten otra cosa sino la felicidad más absoluta. Un fuerte abrazo. Luis Madrigal Tascón (Madrid)

Alicia María Abatilli dijo...

Jaime, conozco a Marga más que a una vecina del alma, como una hermana querida, a pesar de que jamás nos vimos, sé lo que está sufriendo.
Todos ustedes tienen esa luz, tus palabras lo demuestran.
Las cenizas de ambos se unen a lo blanco de la nieve para ser parte de la belleza, la cual, como seres sensibles, ellos amaban.
Estaré junto a ustedes en la oración el sábado, aquí también pediré misa por ambos.
Un abrazo que de alguna forma llene ese gran vacío que los dos les dejan.
Cuiden mucho, mucho a su mami.
Alicia

Amig@mi@ dijo...

Padre, Jaime o no sé como dirigirme a usted/ti.
Vengo invitada por Marga, a la que como se dice en los anteriores comentarios, no conozco personalmente, pero quiero con todo mi corazón.
Estoy unida a ella en el dolor desde que supe las noticias, y rezo por los que se fueron, pero en especial por los que quedaron que llevan la peor parte.
Haced una piña, que las penas compartidas son menos penas y sobre todo arropad a vuestra madre que quién sabe lo que lleva por dentro.
No os acompañaré físicamente en la Celebración religiosa, porque vivo lejos, pero levantaré los ojos al cielo e intentaré haceros llegar mi abrazo en forma de brisilla que os toque en algún momento.
Siento saber de la existencia de este blog precisamente con este motivo.
Un abrazo sincero aún siendo a través de una pantalla.
Montse

Liliana G. dijo...

Jaime, soy amiga de Marga y sé del dolor que los acompañan en estos días y también de la fortaleza de que hace gala la familia.
Es imposible ser ajeno a la circunstancia de perder a un padre y a un hermano en tan poco tiempo, pero es posible recibir el apoyo de todos nosotros, que con cariño, fe y voluntad, les acercamos en este día.

Mi abrazo fraterno en el dolor de la pérdida y en el amor de la vida eterna.

Anonymous dijo...

Padre, le acompaño en el sentimiento y este mensaje va cargado de unas cuantas oraciones para Vds. Un abrazo.

JAIME FUENTES dijo...

Muchas gracias, Luis, Alicia, Gustavo, Montse, Liliana... y todos, por tanto cariño. Mañana, en la Misa de funerales por mi padre y mi hermano Carlos, los tendré muy presentes: en ella, siempre hay sitio para todos. ¡Gracias!
Jaime

Manina Köncke dijo...

Padre Jaime, me acabo de enterar, le mando un fuerte abrazo de toda la familia.
Muy fuerte lo que les pasó realmente,
Manina

j.a.varela dijo...

Un fuerte abrazo Don Jaime y un beso a su madre.

Elaisa y Juan

Alicia María Abatilli dijo...

También estamos desde la distancia y en la firme convicción de que tu padre y hermano se encontraron en la eternidad.
Un abrazo muy, muy grande.
Alicia

Chanmalevo dijo...

Un abrazo grande Padre, y encomiendo sus intenciones.