Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 3 de diciembre de 2009

A PASO DE HOMBRE

Si alguno quiere regalarme un libro en esta Navidad, aquí señalo uno: "A PASSO D'UOMO". Supongo que enseguida aparecerá la traducción en español, pero prefiero ésta, la primera. Lo ha editado Mondadori, en Italia, y fue presentado en Roma hace pocos días. Reproduzco la información de la agencia Efe, que despertó mi apetito.

El comunismo cayó gracias al papa Juan Pablo II, según afirma el que fuera su portavoz, el español Joaquín Navarro Valls, en su último libro "A passo d'uomo", presentado en Roma.
"El comunismo no cayó porque EEUU hubiese ganado la guerra fría o debido a que su escudo antimisiles destruyese las esperanzas bélicas de la gran Rusia, sino porque un hombre religioso, un Papa, un hombre del Este, había unido las conciencias de Oriente y las de Occidente en el altar universal de los derechos humanos", escribe Navarro Valls (1936, Cartagena, Murcia, España) en el libro.
En el volumen, Navarro Valls resalta la grandeza del Papa Wojtyla junto a importantes personajes que han marcado la historia del pasado siglo, como el ex presidente de la URSS Mijail Gorbachov, el líder cubano Fidel Castro y el fallecido presidente de EEUU Ronald Reagan.
También habla de Sor Lucia y el Tercer Misterio de Fátima, de san Josemaría Escrivá de Balaguer, de la sonrisa de la Madre Teresa de Calcuta y del estilo de Joseph Ratzinger, el actual papa Benedicto XVI.
De Juan Pablo II -del que fue portavoz desde 1984 hasta que falleció en 2005 (después continuó con Benedicto XVI hasta 2006)- resalta en el libro su gran capacidad diplomática y su negativa a aceptar en aquellos años del comunismo el reparto del mundo en dos zonas territoriales.
"Según él, era incompatible con el valor de las peculiaridades nacionales y con los derechos humanos", dice el autor en su libro de 250 páginas editado por Mondadori.

Navarro destacó hoy que uno de los encuentros que más gustó al Papa Wojtyla fue el que mantuvo en el Vaticano con Mijail Gorbachov el 1 de diciembre de 1989.
Recordó que, aprovechando la visita del por entonces secretario de estado Agostino Casaroli y de él en 1988 a Moscú con motivo del Millennium cristiano de Rusia, Juan Pablo II le mandó una carta personal a Gorbachov y que éste la leyó delante del cardenal y de él mismo y que quedó impresionado del Papa polaco.
Gorbachov les contó -según relata- que había sido bautizado y que en su casa había una imagen de la Virgen, "con una foto de Lenin, naturalmente, encima".
Tras la visita al Vaticano, Navarro le preguntó al Papa por Gorbachov y éste le dijo que era "un hombre de principios", "una persona que cree tanto en sus valores que está dispuesto a aceptar todas las consecuencias que se deriven".
"Pienso que sus ideas no son comunistas. Pero es un misterio de donde las ha sacado", le dijo Juan Pablo II a Navarro, según cuenta.
De la figura de Ronald Reagan dice que junto a Juan Pablo II contribuyó "paralelamente" a sacar al comunismo de la historia.
Asegura que el fin que movió a Juan Pablo II a luchar contra el comunismo "no fue América o el anticomunismo, ni cualquier forma de sociedad neocapitalista, sino la dignidad absoluta y trascendente del ser humano".
De Fidel Castro recuerda una cena larguisima que mantuvo con él en La Habana en octubre de 1997, tres meses antes del histórico viaje de Juan Pablo II a la isla a principios de 1998.
Cuenta que le ofreció una copa de vino y al decirle que prefería no beber le dijo: "me ha destruido, ya que la botella que he abierto es la única de vino de Vega Sicilia que tengo y usted lo rechaza".
Navarro bebió del vino de la Ribera del Duero española y en un ambiente relajado Fidel Castro le preguntó: "¿como hacen para evitar que el Papa sea envenenado?.
Navarro Valls le dijo que "nada y Castro le contó que cuando tenía invitados el primero que bebía el vino era él. "Con audacia le dije, ¿no sería más prudente, presidente, que hiciera lo contrario".
De Castro cuenta que no entiende su decisión de no aceptar los cambios hacia reformas democráticas. Le dio la impresión de que el líder cubano no miraba al futuro.
Además de esos encuentros, Navarro Valls incluye en el libro artículos sobre el hombre y la modernidad, la globalización, la laicidad, la inmigración, el capitalismo, etc.
La presentación del libro se ha producido un día después de que los cardenales y obispos de la Congregación para la Causa de los Santos hayan aprobado las "virtudes heroicas del Siervo de Dios" Juan Pablo II, primer paso hacia su beatificación, que puede ser el domingo 17 de octubre de 2010.

No hay comentarios: