Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 4 de noviembre de 2009

UN PLUS DE TRABAJO



Quisiera compartir con ustedes una reflexión: o me equivoco feo, o en los próximos años el clero oriental tendrá que apechugar con una sobrecuota de trabajo. Me refiero al trabajo específico de enseñar en profundidad los principios claves de la Doctrina Social de la Iglesia. Llego a esta conclusión después de leer el “Programa 2010-2015” del Frente Amplio y confrontarlo con el “Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia”, preparado por el Pontificio Consejo “Justicia y Paz”. Aquí solo pretendo destacar algunos de esos principios, invitando al lector a compararlos con la DSI.

El concepto que, por lejos, está presente más veces en el Programa es el de ESTADO, que aparece en 149 lugares y es definido así: “El Estado es el producto y la manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clases”. Su función: “debe ser controlador, generador, impulsor, e inversionista de la economía”. Lo que se pretende en esta etapa de gobierno es “construir un Estado de nuevo tipo, al servicio de otro bloque de poder y de otro modo de producción”. “Se ha comenzado un proceso de profunda Transformación Democrática del Estado (TDE), en el que se procura la construcción de un Estado conductor, regulador, social y emprendedor. En otros términos, funcional a un programa de crecimiento, distribución de la riqueza, modernización, democratización y de inclusión social”.


La TDE no se refiere sólo al papel regulador del Estado en lo económico, sino que abarca a todas las áreas de la vida de los uruguayos, como está reflejado en el índice del Programa: Uruguay productivo e innovador, Uruguay social por más justicia y equidad, Uruguay cultural, democrático e integrado. En definitiva, se trata de un proyecto de “desarrollo integral” (7 veces aparece el concepto), planificado y dirigido por el Estado, en el que la INICIATIVA PRIVADA brilla por su ausencia: cero veces aparece este concepto.


En esta línea, el Programa enfoca el PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD y la PROPIEDAD PRIVADA de este modo: “Como consecuencia, tanto de la subsidiariedad estatal por décadas de la planificación territorial y su puesta al servicio de intereses del mercado, como del acuñado concepto cultural de la propiedad privada irrestricta, y la no consideración del suelo como recurso natural no renovable, se ha producido un fuerte desequilibrio estructural del territorio en relación a la distribución de población y actividades económicas”.

BIEN COMÚN, MATRIMONIO Y FAMILIA son, como se sabe, conceptos claves de la DSI. El primero no aparece en el Programa.

El MATRIMONIO es citado sólo una vez, con este propósito: “Impulsar desde el gobierno un plan anti- discriminación y prodiversidad. Promover desde el Poder Legislativo la posibilidad de matrimonio entre parejas del mismo sexo”.


La voz FAMILIA tampoco aparece, pero sí está en plural, “las familias”. El motivo es que, según piensan en el Frente Amplio, no hay un solo tipo de familia. En consecuencia, "las propuestas a implementar deberán tomar en cuenta el papel estratégico que ocupan las familias en la crianza, socialización y cuidado de las personas.- Se requiere adoptar medidas de corresponsabilidad para la vida familiar y laboral que se apliquen igual a las mujeres y a los hombres, teniendo presente que al compartir las responsabilidades familiares de manera equitativa y superando estereotipos de género se crean las condiciones propicias para la participación política de la mujer en toda su diversidad. Por otra parte, también se debe tomar en cuenta las diferentes modalidades de arreglos familiares y generar servicios y programas que constituyan un verdadero sistema integral de cuidados familiares –público/privado- que permita satisfacer las necesidades de los integrantes de las familias en sus diversas edades y situaciones".


¿En qué consisten los "estereotipos de género" y por qué hay que superarlos? Pienso que ha habido un error en la redacción del Programa: en realidad se debió escribir "estereotipos de sexo": estos son los que, según la IDEOLOGÍA DE GÉNERO que inspira el documento, deben ser superados. Pero sobre esta ideología hablamos en el próximo post. Por hoy es bastante; gracias por la atención.


No hay comentarios: