Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 27 de noviembre de 2009

PAYSANDÚ DUELE

Esta tarde, en Paysandú, pude bajar hasta el río Uruguay y lo vi de cerca: fuera de cauce por completo, desbordado, inundando la rambla costanera, que es preciosa, y llenándolo todo, extrañamente, de silencio.
Encontré a algunos chicos chapoteando, felices, en el agua. Hablé con un hombre joven que, acompañado de su hijo de ocho o nueve años, relojeaba la que era su casa (allá, atrás de aquella amarilla...), porque los ladrones se aprovechan y ya le sacaron las chapas del techo a la de Enrique, ¿vio? ¡Pero tengo el perro!...
Un poco más adelante, en una cancha de fútbol, un hombre remaba..., manso... Amarró el bote a una columna y me saludó: -Bueenas... Y se fue.Además de oraciones pido limosnas: para llevarle a los niños el consuelo de unas golosinas... yo qué sé: algo que les endulce el sabor triste de este río desmadrado.



No hay comentarios: