Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 23 de octubre de 2009

COMENTARIO DE URGENCIA

Hace un rato, mientras pensaba en estas líneas que ahora escribo, caí en la cuenta de que hoy es 22 de octubre. Entonces se me hizo la luz.
Tenía la idea de hacer uno de esos comentarios que en la jerga periodística se llaman “de urgencia”: salta una noticia de especial relieve y, aun cuando no haya todavía suficiente información, se escribe un suelto que, al menos, ayude al lector a enmarcar el hecho en su contexto.
Se imaginan: ¿cómo no hablar de la decisión del Papa de erigir Ordinariatos Personales para los anglicanos que quieran incorporarse a la Iglesia Católica? Benedicto XVI ha sorprendido a todo el mundo –expertos vaticanistas incluidos, que no pudieron adelantar nada de un proyecto llevado adelante con ejemplar discreción- tomando una decisión histórica que, de un plumazo, resolverá un cisma de cinco siglos.
Ayer, después de leer la información sobre la rueda de prensa del Cardenal Levada, en la que anunció la decisión del Papa y la próxima publicación de la Constitución Apostólica con la que serán reguladas estas estructuras jurídicas, además de darle gracias a Dios y al Venerable Cardenal John Henry Newman, que pronto será Beato y seguramente ha tenido mucho que ver en este asunto, le dí gracias a Dios y recé especialmente por el Papa: “Dominus conservet eum et vivificet eum…” Pero fue hace un rato, como decía, cuando caí en la cuenta de que hoy es 22 de octubre.
Este día, en el año 1978, Juan Pablo II empezó oficialmente su pontificado. ¿Cómo no recordar su voz enérgica y animante, que aseguraba a todos los hombres: “¡No tengáis miedo! ¡Abrid las puertas a Cristo! ¡Abridlas de par en par! ¡No tengáis miedo!”. Aquella exhortación suya ha pasado a la Historia, pero no es historia: es un presente continuo.
¿Qué ha hecho Benedicto XVI, sino seguir al pie de la letra a su antecesor? Sin ningún miedo a las críticas que sin duda le llegarán, el Buen Pastor acaba de abrir la Puerta, para que puedan entrar por ella cientos de miles de ovejas que andaban perdidas desde hace siglos. Les ha dicho, simplemente: Follow Him!

No hay comentarios: