Páginas

jueves, 2 de abril de 2009

LA PARÁBOLA DEL PERRO


De Madrid me mandaron esta foto conmovedora… Y me vino al recuerdo “La parábola del perro” que escribió hace años el P. Horacio Bojorge, conocido sacerdote uruguayo.
En esta Semana Santa que ya comienza y es la semana más importante del año, creceremos en amor de Dios viviendo las ceremonias litúrgicas, en primer lugar, y ocupando en la Pasión y Muerte de Jesús el lugar que más nos guste, que bien puede ser el del perro de esta “parábola”, de la que solamente he copiado unos versos.

Cuando quise saber cómo hay que orar,
recurrí en vano a libros y teorías.
Miré a mi perro. Y éste –sin hablar-
me enseñó, con su ejemplo, lo que haría
si Dios fuera mi dueño y yo, su can.

Y todo quedó claro como el día.
¡Cuánto nos pueden enseñar los canes,
con su llano, modesto, humilde ejemplo,
con sinceras posturas y ademanes
a adorar al Señor sin fingimientos;
a acudir a rogarle que nos sane
y a volcar ante Él los sentimientos!

Lo primero es que un perro,
no menea su cola
ante un concepto ni una idea.
Venera a un dueño real. Que, o bien lo mima
o, si se cuadra, se enoja y lo patea.
Jamás confunde lo que se imagina
con lo que está presente y se olfatea.

¿Y saben lo que me hace pensar eso?
Que hay gente que no reza, o reza mal,
porque toma por Dios al propio seso.
Y extraviada en sus modos de pensar
le pierde el rastro a la Presencia real
de Dios, que está en Jesús en carne y hueso.

El punto es capital, por eso insisto.
El Dios vivo, el Dios real –no imaginado-
el Dios tal como Él es y se ha mostrado
y está presente hoy, es Jesucristo
en su existencia de resucitado.

Si Jesucristo es Dios, Dios en persona
y quiero ser su fiel –fiel como un perro-
el perro nuevamente me alecciona
y me permite examinar si yerro.

El perro de Jesús –si es que lo tuvo-
viéndolo muerto en cruz, ¿qué es lo que haría?
¿Verdad que allí, a sus pies, se tiraría
a morirse de pena? ¡No lo dudo!

¿Y yo?... Cuando contemplo el crucifijo…
¿Siento en mí más dolor, siento más pena?
¿Es tanta la aflicción con que me aflijo?
¿O estoy ante la Cruz como una hiena,
sin piedad, sin dolor, sin compromiso…?
Si su muerte -¡por mí!- me deja frío,
¡el proceder del perro me condena!

4 comentarios:

Unknown dijo...

La foto y el poema me emocionan.
Preciosos.
Un abrazo

JAIME FUENTES dijo...

El poema completo está en la página del autor: link pinchando en Horacio Bojorge.
Un abrazo,
Jaime

alicia dijo...

¡¡¡ Qué tierna y emotiva foto !!! . Gracias por publicarla. El poema precioso. Les envío un fuerte abrazo y el mejor deseo de unas Felices Pascuas de Resurrección.

Sus dijo...

Precioso poema. Muchas gracias :)