Páginas

martes, 24 de febrero de 2009

MÁS QUE HASSAN QUERÍA A AMIR

Hay modos y modos de contar el tiempo. En estas latitudes de América del Sur estamos en pleno verano y con unos calores "de aquellos" (expresión fina que significa calor insoportable), mientras en el otro lado del charco suspiran por unos rayos de sol que calienten... Primer modo de contar el tiempo, las estaciones.
Los días que faltan para pagar la tarjeta de crédito: agobiante modo de contar el tiempo.
Los chicos, en el Norte: "mamá, ¿cuánto tiempo falta para que empiecen las vacaciones?".
Las madres de acá: "¡qué suerte, no falta nada para que empiecen las clases!"...
El tiempo que cuenta la Iglesia es el tiempo eterno de Dios, que llega al hoy de cada uno para que pueda percibir su amor de Padre. Hoy empieza el tiempo de la Cuaresma, y fíjense por dónde a mí me ha venido a la cabeza la estupenda novela de Khaled Hosseini, "Cometas en el cielo", que también ha sido llevada al cine.
Amir y Hassan son los dos chicos afganos protagonistas. Íntimos amigos cuando pequeños, Hassan tiene hacia Amir una admiración, una bondad y una lealtad a toda prueba. En más de una ocasión, pidiéndole Amir algo un poco costoso, la respuesta de Hassan es esta: "¡Por ti lo haría mil veces!", y lo hacía. Más aún, por su amigo, Hassan aguantó en silencio una terrible deslealtad de Amir...
La historia sigue, pero ese "¡por ti lo haría mil veces!" me ha venido a la mente hoy, al empezar la Cuaresma, haciendo la oración de la mañana mientras miraba el crucifijo de Torreciudad en el que Jesús, aún vivo, aparece sufriéndolo todo con amor. Entendí la exclamación de asombro de san Pablo: "¡me amó y se entregó por mí!"... Entendí que a mí, y a ti, y a aquella y a aquel, nos está diciendo: "¡Por ti lo haría mil veces!". Caí en la cuenta, en suma, de que este tiempo eterno-presente que hoy se inaugura, tiene mucho para dar, muchísimo. Seguiremos.

6 comentarios:

Unknown dijo...

Hacía días que no pasaba a visitarte y me encuentro con un blog renovado.
Pasate por mi blog y recoge el Premio al Esfuerzo Personal, que bien merecido lo tienes y quiero compartirlo contigo. Está a la derecha, abajo.
Un abrazo, y felicitaciones

JAIME FUENTES dijo...

¡Qué honor para mí! Lo voy a recoger ahora mismo... (¡Mirá que te divertís -nos divertimos- barato!...)Bueno, vos ayudás a tantos con tu música y sin duda que te lo merecés; yo... "es preciso que Él crezca y que yo disminuya" decía el Bautista. ¡Gracias por el premio! Voy a consultar con la almohada, a ver si lo prendo en mi blog.

Minerva dijo...

He vuelto. Muchas verdades juntas. El 2009 se viene con todo. Hay tantas cosas para hacer, y en todas está Dios. Tendré en cuenta el libro. Un Abrazo.

Anónimo dijo...

Soy alumno de la Universidad de Montevideo. Por cuestiones de "tiempo" recien ahora llego a su blog, el cual me parece mas que oportuno. Hace poco me hablaron de la novela, no creo que sea casualidad volver a escuchar de ella por lo que voy a hacerme un tiempo para leerla. Saludos

JAIME FUENTES dijo...

¡Bienvenida, Minerva! Me encanta eso de que "el 2009 se viene con todo". ¡Ya está aquí y TODO está por hacer! Dios lo espera; mejor dicho, nos espera.

JAIME FUENTES dijo...

Gracias, Anónimo alumno de la UM. La novela es excelente, mucho mejor que la película (que también lo es), como suele pasar. En síntesis y sin decir nada que la estropee: "un amigo es un tesoro"