Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 29 de enero de 2009

OBAMA, LA PRIMERA GRAN MACANA (*)


(*) Macana: Arg., Perú y Ur. Hecho o situación que produce incomodidad o disgusto. (RAE).
Amigo Obama, para empezar tu presidencia has hecho una gran macana. Yo había leído en tu libro, “La audacia de la esperanza”, tu argumentación en favor del aborto libre y tu idea de que, quienes se oponen a este liberalismo, lo hacen por motivos religiosos. Es verdad que también dejabas la puerta abierta, en el libro, a reconocer un día que podrías estar equivocado en tu planteamiento. Por eso llegué a pensar que, si salías elegido Presidente, por simple prudencia estudiarías mejor el tema antes de tomar una decisión.
Me equivoqué por completo. Te faltó tiempo para autorizar a que se experimente con células madre tomadas de embriones −es decir, de niños aún no nacidos− y a financiar… ¿cuántos abortos en y fuera de los Estados Unidos?
Amigo Obama, has hecho una gran macana, por decirlo de una manera elegante. Te lo dice un ciudadano del país más chico de Sudamérica, que tiene un Presidente no católico, pero que es médico oncólogo de prestigio. No sé si sabrás que muy recientemente, exponiéndose a toda clase de críticas −le llegaron en cantidad, como era de esperar− puso su veto a una ley que legalizaba el aborto y que había sido aprobada por el parlamento de mi país. ¿Sabes por qué lo hizo? Porque tiene la evidencia científica de que la vida humana empieza en la concepción y, en consecuencia, nadie puede atentar contra ella sin cometer un crimen. Te sugiero, estimado Barack, ponerte en contacto con él para conversar sobre el tema. Estás a tiempo de corregir el primer gran error de tu esperada presidencia.
Hace pocos días elogié tu primer discurso, en el que hablaste de no pocas virtudes. Olvidaste dos que son claves para un hombre con tu responsabilidad: sabiduría y prudencia. Quiero transcribirte una respuesta científica, prudente y sabia, para esta pregunta clave que necesariamente deberás hacerte:

¿Por qué la sociedad debe proteger a todo embrión?

“La sociedad debe proteger a todo embrión, porque el derecho inalienable a la vida de todo individuo humano desde su concepción es un elemento constitutivo de la sociedad civil y de su legislación. Cuando el Estado no pone su fuerza al servicio de los derechos de todos, y en particular de los más débiles, entre los que se encuentran los concebidos y aún no nacidos, quedan amenazados los fundamentos mismos de un Estado de derecho”.

Esta respuesta, obviamente no religiosa, es la que se encuentra en el número 472 del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. ¿No te hace pensar?...
Sinceramente,
J.F.

No hay comentarios: