Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 1 de enero de 2009

¡EXITO!

¡Ya estamos en el Feliz Año Nuevo! Igualito a lo que dijo Machado sobre la primavera, "El año nuevo ha venido, nadie sabe cómo ha sido".
En realidad, sí se sabe: llegó un segundo después de las 12 de la noche del 31 de diciembre de 2008. Advertir su presencia y ponerse todos a desear a tutti quanti cantidad de cosas buenas, fue de no creerse.
Enseguida subí a la terraza de mi casa, para disfrutar el rito anual del comienzo del nuevo año: bombas de colores, año tras año más hermosas. Son lo efímero por definición, pero me encantan.
Después brindé con mis amigos por tantas intenciones, que perdí la cuenta. Después estrené la guitarra Stagg que me regalaron los Reyes en Navidad: ideada (?) en Bélgica, es Made in China, naturalmente, y suena muy bien. Cantamos villancicos celebrando a Santa María, Madre de Dios, la fiesta preciosa con la que empezamos los cristianos cada año. Después me fui a dormir.
Esta mañana estrené el 2009 caminando por la rambla. (A pesar de que la temperatura era ideal, había poca gente, no me explico). En varios lugares encontré la realización exacta de esto que se lee en "Camino": Concreta. —Que no sean tus propósitos luces de bengala que brillan un instante para dejar como realidad amarga un palitroque negro e inútil que se tira con desprecio.
Entre otros, el propósito de prestarle más atención a este blog o, quizás, de empezar otro, en el primer día del 2009 se resume en una sola palabra: ¡éxito! Lo deseo a todos de corazón.

No hay comentarios: