Páginas

miércoles, 14 de enero de 2009

DEFENDER LA MORADA DE DIOS


Ayer leí algo de Etty Hillesum que me hizo pensar. Como saben, la joven judía de 29 años que murió en Auschwitz, tenía una extraordinaria vida interior que fue desgranando en su "Diario". Cuando ella ya sabe, con toda seguridad, que va a morir, se dirige a Dios para decirle algo que, en situaciones mucho menos dramáticas por las que "culpamos" a Dios, nos haría bien considerar:
Una cosa se hace cada vez más clara: Tú no puedes ayudarnos, debemos ayudarte a ayudarnos. Es todo lo que podemos hacer en estos días, y realizarlo, lo único que importa: salvaguardar dentro de nosotros ese trocito de Ti, Dios. Y quizá también en otros.
Desgraciadamente, no parece que Tú puedas hacer mucho en nuestras circunstancias, en nuestras vidas, pero no Te hago resoonsable. Tú no nos puedes ayudar, pero nosotros a Ti sí, al defender hasta el final Tu dulce morada dentro de nosotros".

3 comentarios:

Unknown dijo...

Si no lo conoces, creo que te interesará ver este blog:

http://serypersona.blogspot.com/

Un abrazo,

JAIME FUENTES dijo...

¡Está excelente! ¡Muchas gracias!

Anónimo dijo...

Impresionante, la tenia clarísima. Muchos saludos,
Manina